Supermercados argenchinos: alzas y bajas en el frente oriental

RESUMEN

Los pequeños autoservicios no atraviesan su mejor momento, golpeados por la recesión y el avance de Día% y Carrefour Express. Sin embargo, los comerciantes de la colectividad siguen dando pelea, apostando a crecer en el interior y a una mayor profesionalización de sus tiendas

 
EXTRACTO GRATUITO

En unos meses se cumplirán 25 años de la apertura del primer supermercado chino de la Argentina. El local sobre la calle Tucumán al 2100, a un par de cuadras de la Facultad de Medicina, sin embargo, está desocupado desde hace un par de años y puede ser visto como un símbolo de la actualidad de los autoservicios orientales, que después de vivir un fuerte crecimiento en la última década hoy se encuentran entre las principales víctimas del estancamiento del consumo.

Todos los analistas de consumo masivo coinciden en la idea de que los supermercados chinos quedaron golpeados por la recesión y los cambios en los hábitos de compra de los hogares argentinos. Así como los mayoristas resultaron los grandes ganadores del consumo en la era Macri, los autoservicios orientales se encuentran del lado de los menos beneficiados por el modelo. De acuerdo con el relevamiento de Scanntech, el canal acumuló en los primeros once meses de 2017 una caída del 4,6% en sus ventas en unidades.

Por su parte, según la medición de Kantar Worldpanel los autoservicios perdieron dos puntos de participación en el último año, debido a que casi 300.000 hogares dejaron de hacer sus compras en este tipo de locales.

En el sector, sin embargo, destacan que a pesar del retroceso del último tiempo, los autoservicios chinos continúan siendo uno de los jugadores más relevantes del consumo masivo y que el peso de los cerca de 8000 puntos de venta que controlan a nivel nacional no debe ser subestimado.

De la mano de una gran capacidad de trabajo y un manejo muy inteligente del surtido y de categorías sensibles como las bebidas alcohólicas, los chinos lograron convertirse en un jugador clave, especialmente en Capital Federal y el Gran Buenos Aires, donde su participación en el total de las ventas de la canasta básicas (alimentos, bebidas, artículos de tocador y de limpieza) supera el 20 por ciento

Los autoservicios orientales, además, lograron un posicionamiento ideal en la mente de los consumidores porteños. Según un relevamiento de la consultora Scentia, para un tercio de los hogares los chinos representan el canal más barato pese a que un estudio de la misma firma demuestra que los hipermercados tienen un precio promedio 15 por ciento más bajo.

El impacto de la recesión

A la hora de analizar la actualidad de los supermercados argenchinos, el primer dato que salta a la vista es el estancamiento del consumo, que ya cumplió tres años. El tan ansiado brote verde todavía se está haciendo desear en las góndolas -los cálculos más optimistas aseguran que 2017 cerró con el mismo volumen de ventas que el año anterior- y los autoservicios orientales no son una excepción.

"El precio volvió a mandar y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS