Suecia vista por actores latinoamericanos que viven allí

ESTOCOLMO.- Ha llegado la primavera, pero no lo parece. El frío todavía se hace sentir. Claro que sólo es uno o dos grados bajo cero y no los veinte bajo cero a los que están acostumbrados en invierno. La gente empieza a sentir que la aparición de un sol cálido, sobre todo durante el mediodía, le da la posibilidad de ver la vida de otra manera. Los días se prolongan, la nieve se retira lentamente de calles, parques y techos de algunas casas, sobre todo las que están ubicadas en las afueras de la capital.Todo es muy ordenado en Estocolmo, hasta la organización de una caminata por la ciudad. El centro comercial, el cruce del lago que conduce a la ciudad vieja y hasta, si se quiere, la aparición en el trayecto de algunos edificios públicos imponentes, como el Dramaten Teatern o la Biblioteca Nacional. Hasta a la hora exacta llegamos a ver el cambio de guardia en el palacio real.Suecia es un país multicultural por excelencia. En los años 70 recibió a miles de exiliados latinoamericanos provenientes, en su mayoría, de la Argentina, Chile y Uruguay (hoy el interés del gobierno está en inmigrantes africanos o de los países árabes). Entre ellos hubo muchos teatristas que decidieron unirse y formar un grupo teatral que se convirtió en casi emblemático en la década del 80: el Teatro Popular Latinoamericano (TPL). Uno de los más destacados integrantes de aquel grupo fue el argentino Hugo Álvarez, hoy residente en Buenos Aires.El grupo tuvo un proceso de desarrollo muy significativo. Hoy se denomina Alias Teatern y tiene dos cabezas visibles: Bernardo Llorens (argentino) y Anna María Padilla (chilena). Hace dos años, ellos fantasearon con un proyecto que ansiaban compartir con la Argentina. Poner en escena Pascua , de August Strindberg, con la dirección de un creador argentino, y que los intérpretes fueran actores de la segunda generación de inmigrantes latinoamericanos (Jonatan Rodríguez, Naida Ragimova, Camilo González, Andrea Macchiavelli, Kirsti Torhaug, Mans Westfelt, María Böhm). En coproducción con el Complejo Teatral de Buenos Aires, se estrenó hace unos días en Estocolmo. La dirección es responsabilidad de Luciano Suardi. Los actores son hijos de chilenos y argentinos. Desde el domingo pasado, y hasta el último domingo de este mes, la pieza ahora está haciendo funciones en el teatro Sarmiento de Buenos Aires."Cuando llegué a Suecia - cuenta Bernardo Llorens tenía 22 años. Estábamos contenidos aquí por diferentes agrupaciones políticas. Rápidamente se...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba