'El sistema de salud es un laberinto'

 
EXTRACTO GRATUITO

Si es cierto que la fórmula de la felicidad consiste en tener salud, dinero y amor, el doctor Pedro Saturno puede ayudarnos a obtener al menos uno (¿el más importante?) de los términos de esta ecuación. Este multipremiado sanitarista español, profesor de la Universidad de Murcia y de la Escuela de Medicina de Harvard, es uno de los mayores expertos en una disciplina que intenta explicitar, cuantificar y medir dimensiones frecuentemente inasibles: la gestión de la calidad en la atención de la salud."Ofrecer calidad en el sistema sanitario es una tarea compleja, porque es una actividad con muchos protagonistas y hay que involucrarlos a todos -explica, durante una reciente visita a Buenos Aires y otras provincias invitado a dar conferencias y participar de talleres sobre el tema-, no sólo a los que lo gestionan, sino también a la población. Por eso, hay múltiples estrategias y formas de abordarla."-Doctor Saturno, ¿qué se entiende por gestión de calidad?-Se trata de procurar que la asistencia sea la mejor posible: que se haga sólo lo correcto en el momento indicado.-¿Qué aspectos habría que tener en cuenta?-Muchos. Uno de ellos es si el servicio está centrado en el paciente, teniendo en cuenta sus características culturales, medioambientales, de modo que la atención no se dirija a la enfermedad, sino a la persona. Si se hace eso, se logra un tipo de comunicación que es beneficioso.-¿Puede medirse algo tan inasible como la calidad?-Esa es justamente una de las batallas que tenemos que dar: bajar a tierra el concepto de calidad. Es verdad que al principio parece algo indefinible, pero consta de una serie de aspectos que nosotros llamamos técnicamente "dimensiones" y que permiten concluir hasta qué punto hay o no calidad. La más evidente es la científico-técnica. Se logra practicando lo que llamamos "medicina basada en la evidencia", haciendo lo que se sabe que produce un buen resultado y no lo que no conviene. A continuación, está la eficiencia, que consiste no sólo en hacer lo correcto, sino también con el mínimo de recursos, o con los estrictamente necesarios. Algo que siempre tratamos de explicar es que cuando no se actúa con calidad, el desperdicio que se produce es muy grande. Está medido: según los estudios, oscila entre el 20 y el 40% de la inversión.-¿A qué se refiere cuando dice que la atención debe estar "centrada en el paciente"?-Se trata de respetar su autonomía y lograr su colaboración.-¿Eso incluye poder de decisión sobre el tratamiento?-Por...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA