La sinuosa incursión de Martínez Rojas en los medios

 
EXTRACTO GRATUITO

CORRIENTES.- En enero, Juan Mariano Martínez Rojas dividió en tres sus vacaciones. Pasó unos días en Miami, otros en el Caribe mexicano y después en Cariló. Mientras su familia disfrutaba de las playas cálidas del estado de Quintana Roo, Martínez Rojas estaba pendiente de su celular, que no paraba de sonar. El que estaba del otro lado de la línea era Sergio Szpolski, a quien había conocido unos meses antes a través de un empresario en el Palacio Duhau.

En ese enero tórrido ambos estaban imbuidos en el traspaso de Tiempo Argentino y Radio América, que tenían un destino incierto tras la derrota del Frente para la Victoria en noviembre pasado. Su principal fuente de ingresos era la publicidad oficial, que -como publicó la nacion en noviembre- alcanzó los 814.961.991 pesos entre 2005 y 2009.

"La operación debía hacerse rápido, antes de que estallara el conflicto con los empleados. Szpolski quería desprenderse del problema que venía y lo encontró a Martínez Rojas", contó a la nacion una fuente que estuvo al tanto de las tratativas.

Por esa fecha, los 400 trabajadores del grupo no cobraban el sueldo ni el aguinaldo desde diciembre, y luego denunciaron el vaciamiento de la empresa. Decidieron conformar en abril pasado una cooperativa en el edificio en Palermo que el lunes pasado fue destruido por una patota.

El "elegido" fue este hombre de 38 años, oriundo de Corrientes, que vivió los últimos tiempos a los saltos. Pasó de tener una pequeña oficina sin luz natural, en Carlos Pellegrini 1140, en pleno centro de Corrientes, donde funcionaba la empresa M Deluxe -que creó con un capital de apenas 30.000 pesos-, a un despacho en el segundo piso de un edificio en avenida Alcorta 3351, en Capital Federal.

En el medio, Martínez Rojas sumó problemas en la Justicia con presuntas estafas con la venta de autos importados que compraba en Corrientes y vendía en Buenos Aires a bajo precio. El valor estaba amortizado en los cheques que entregaba a los compradores, que -de acuerdo con las denuncias- no tenían fondos o eran truchos.

La plata tomó un protagonismo fantasmagórico en la trama, a pesar de que Martínez Rojas afirmó a la nacion que la operación se hizo a través de la empresa M Deluxe por un monto inferior a 2,3 millones de dólares.

"El problema era el tiempo", coincidieron las fuentes consultadas. La presión era intensa, pero tras una semana de conversaciones Martínez Rojas y Szpolski definieron establecer un plazo de 90 días para terminar la operación...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA