El sincericidio presidencial y los corderos cristinistas

 
EXTRACTO GRATUITO

Pocos días después de reflejar cierta nostalgia por los faraones del antiguo Egipto, la presidenta de la Nación volvió a sorprendernos con una frase de antología: http://www.lanacion.com.ar/1506293-las-frases-mas-picantes-de-los-ultimos-discursos-de-cristina . Apenas le faltó decir que Guillermo Moreno y Axel Kicillof son sus corderos que quitan el pecado del mundo y a quienes habrá que rogarles piedad. No hacía falta que Cristina Fernández de Kirchner cometiera el jueves pasado semejante sincericidio. En los últimos tiempos, ha dado suficientes muestras de su http://www.lanacion.com.ar/1506017-las-frases-mas-polemicas-de-cristina .El pensador florentino Nicolás Maquiavelo sostenía en el siglo XV que, en ocasiones, la crueldad del gobernante puede salvar al reino, en tanto la clemencia puede despertar sediciones y hasta el desprecio hacia el poder. Por eso llegó a la conclusión en su obra El Príncipe de que más vale ser temido que amado. Pero hoy las autorreferencias presidenciales y las amenazas veladas a empresarios y a periodistas parecen dar cuenta de una persona que se habla a sí misma para reafirmar su poder, lo cual en el fondo deja traslucir su inseguridad. Como si cierta pérdida de autoridad pudiera ser compensada con demostraciones de poder. Y como si tan sólo se pudiera seguir construyendo mediante amenazas.El temor de Dios puede ser interpretado como un sentimiento de profunda reverencia hacia el Creador. También, como un reconocimiento de que es juez supremo y todopoderoso. Refleja la conciencia de que Dios es dueño de nuestras almas, de que posee el poder de concedernos la salvación eterna o de condenarnos y de que Él está observando todo lo que hacemos y decimos. Autoelevada a la categoría de semidiosa, Cristina Kirchner está sugiriendo, con una soberbia sin límites, que no espera de los demás otra cosa más que reverencias y que confunde la ley con su propia voluntad.Un par de meses atrás, la Presidenta demostró cómo los controles de evasión impositiva pueden funcionar a toda velocidad cuando hay que castigar a un empresario que hace públicas sus disidencias con la política del Gobierno. Ocurrió con un broker inmobiliario que cometió el pecado de confesar que el cepo cambiario había hundido el mercado de compraventa de inmuebles. Algo que vienen confirmando las estadísticas de escrituraciones del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires.Tres días atrás, se despachó contra el líder del grupo Techint, Paolo Rocca, luego de que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA