Sigue el operativo contra los incendios

Más allá de terminar de combatir los focos de incendios que aún quedan en La Pampa, Río Negro y la provincia de Buenos Aires, los productores agropecuarios ya comienzan a analizar las pérdidas causadas por el fuego. Según estimaciones provisorias, las llamas ya arrasaron más de 1.500.000 hectáreas. Aunque la situación está contenida, el humo aún afecta el trabajo de los bomberos y no permite calcular la totalidad del área afectada. En el caso de La Pampa, por ejemplo, se prevé que la zona consumida representa el 6% de la superficie total de la provincia.

"El panorama es mucho más crítico de lo que se imagina. La situación de los productores damnificados es desesperante", sostuvo el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Miguel Etchevehere, en declaraciones a Radio Mitre.

El dirigente consideró que en el largo plazo será necesario replantear necesidades estructurales: "Es clave que de aquí en más tengamos conciencia de lo que está sucediendo. El cambio climático es una realidad que vino para instalarse y tenemos que estar preparados con todo lo necesario para cualquier tipo de contingencia".

Por su parte, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa, estimó que la recuperación de las zonas afectadas tomará por lo menos cinco años. "La tierra está arrasada, con poca hacienda y grandes pérdidas en infraestructura", dijo en diálogo con Radio Nacional.

En La Pampa, mañana se hará una reunión de autoridades nacionales y provinciales.

"Además de mantener las cuadrillas que están trabajando para terminar de combatir los focos que aún están activos, vamos a realizar bajadas al territorio para evaluar el daño y así poder ofrecer respuestas a los productores", dijo a LA NACION el secretario de Coordinación Interjurisdiccional del ministerio de Ambiente nacional, Lucas Figueras.

En el encuentro también participarán el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba