Los separatistas moderan sus ambiciones en Cataluña

RESUMEN

Las dos principales fuerzas políticas renunciaron a la aspiración de una independencia unilateral

 
EXTRACTO GRATUITO

MADRID.- El separatismo catalán acelera su repliegue, urgido por recuperar el poder: los dos grandes partidos nacionalistas negocian un programa electoral conjunto del que eliminan la aspiración a la independencia unilateral, que fue el foco central de su actividad los últimos dos años.

Esquerra Republicana (ERC) y el Partit Demòcrata (PDeCAT) -que gobernaron juntos hasta el 27 de octubre- van a las elecciones regionales del 21 de diciembre con listas separadas, pero mantendrán la unidad de acción a través de un pacto de nueve puntos que incluirán en sus plataformas.

Uno de esos apartados recoge la promesa de "conseguir una negociación bilateral con el Estado español y a la vez con la Unión Europea a partir de la cual se haga posible el acceso de Cataluña a la plena independencia y la efectiva y pacífica articulación democrática de la república catalana". Lo anticipó ayer Nació Digital, uno de los medios más afines al separatismo y lo ratificaron fuentes de los dos partidos.

Así harían retroceder el reloj a 2015, cuando su pelea apuntaba a conseguir que Madrid aceptara un referéndum de autodeterminación al estilo del que se hizo en Escocia hace tres años. Es una forma implícita de admitir que no volverán a desafiar la legalidad española como hicieron en octubre pasado, cuando celebraron una consulta prohibida por la justicia y después proclamaron la república en una sesión parlamentaria.

Varios motivos justifican el giro. El primero es el miedo a una derrota: las encuestas conocidas hasta ahora reflejan que ERC y el PDeCAT (se presenta bajo el nombre Junts per Catalunya), más los anarquistas de la CUP, podrían no alcanzar la mayoría de bancas necesaria para formar gobierno. La apelación al referéndum pactado les permitiría sondear el apoyo de En Comú Podem, el partido de la alcaldesa Ada Colau, soberanista moderada.

Otra razón se vincula con la necesidad de los líderes separatistas de aliviar su situación penal. Los miembros del gobierno que destituyó el presidente Mariano Rajoy a finales de octubre están presos en Madrid o fugados en Bélgica, pero son candidatos otra vez.

La renuncia a la vía unilateral les servirá para reclamar ante la justicia que se les permita seguir el proceso en libertad. El Tribunal Supremo ya lo dispuso para los parlamentarios acusados por rebelión, sedición y malversación: argumentó que habían expresado su intención de no reincidir. Ese tribunal asumirá en los próximos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA