'Sentí un golpe muy fuerte en la cabeza'

 
EXTRACTO GRATUITO

"Fue un susto enorme", repetían las víctimas del choque ferroviario en la línea Roca tras salir del hospital Gandulfo, en Lomas de Zamora. El golpe entre ambas formaciones dejó secuelas, sobre todo, en los rostros de muchos de los pasajeros que antenoche viajaban en la formación 2277. Y tras las primeras curaciones, los heridos se retiraron a primera hora de ayer, cuando todavía el sol no había asomado.

"Yo la saqué barata. Me fui contra el asiento de adelante y me tuvieron que dar varios puntos; sentí un golpe muy fuerte en la cabeza", contó un hombre mientras señalaba la venda que cubría una parte de la cara. Algo similar sintió una mujer que terminó con el tabique fracturado y buena parte de su rostro raspado.

Aunque el choque se produjo a baja velocidad, numerosos pasajeros sufrieron un "fuerte tirón" que los arrancó de sus asientos e, inevitablemente, los empujó hasta golpearse contra el respaldo del asiento de enfrente, según atestiguaron horas después del incidente. Gritos y llantos se adueñaron de las formaciones. Entre los heridos también había chicos.

Un hombre que se trasladaba en el primer vagón relató que si bien pudo descender de la formación por sus propios medios, más tarde comenzó a sentir mareos y náuseas producto de la fuerte colisión que le hizo empujar hacia adelante el cuello.

Virginia, una de las últimas pasajeras que abandonó el hospital Gandulfo tras ser dada de alta, contó en diálogo con radio Vorterix: "Estaba sentada, distraída con el celular. Arrancó el tren, hizo un par de metros y, de pronto, me di la cabeza...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA