Sentencia Nº 43285 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2018

Fecha de Resolución: 5 de Mayo de 2017
 
EXTRACTO GRATUITO

SENTENCIA INTERLOCUTORIA SOBRE CULPABILIDAD NÚMERO 104 /17. En la ciudad de Santa Rosa, capital de la Provincia de La Pampa, a los 05 días del mes de mayo de 2017, constituido el Juez de Audiencia, Gastón Boulenaz, a efectos de dictar sentencia en el expediente Nº 43285, y sus acumulados nº 43278 y 46084 caratulado: “(...) s/ s/ Abuso Sexual en su figura básica por ser la víctima menor de trece años, en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante…” seguido contra (...);

I) RESULTANDO: 1) Alegatos de apertura: en uso de la palabra el Sr. Fiscal Walter MARTOS, realizó un relato de los hechos que se le imputan a (...):

Legajo 43285: se lo acusa de haber abusado sexualmente mediante tocamientos, sexo oral y penetración vaginal, todo en forma reiterada y por el lapso aproximado de cuatro años, a (...) desde que esta tenía seis años hasta sus nueve años. Actualmente (...) tiene 18 años y cuando se realizó la denuncia tenía 16. Los hechos ocurrieron cuando (...) se encontraba casado legalmente con (...), abuela materna de (...), cesando dichos abusos cuando (...) se separó de su abuela. Los mismos a su vez, se sucedieron en el interior de la casa de (...) la cual compartía con su esposa cuando convivían.

Legajo 43278: se lo acusa de haber abusado sexualmente de (...) cuando ésta tenía 11 años de edad. Cuando radicó la denuncia tenía 19. Relató un solo episodio, en una oportunidad cuando tenía 11 años de edad y estaba acostada en la cama de (...), es que éste se le acercó, le bajó el corpiño de la bikini, la bombacha y comenzó a lamerle la zona de los pechos mientras le tocaba la vagina con sus dedos. El hecho ocurrió cuando (...) se encontraba casado con (...), abuela materna también de (...).

Legajo 46084: se le imputan dos situaciones de abuso. La primera, es haber abusado sexualmente de (...) cuando esta tenía 11 años de edad y en dos episodios diferentes. El primero consistió en haberle tocado las partes intimas por encima de la ropa mientras ambos se encontraban en la casa que convivían, (...) para ese entonces era pareja de(...), madre de la niña en cuestión. En ese contexto mientras estaban en una de las piezas, la niña manifestó en cámara gesell “me tocó las tetitas y la polula”. El segundo hecho consistió en haber abusado sexualmente mediante tocamientos en la parte íntima de la niña (...), por debajo de la ropa en este caso y en momentos en que la madre, la niña y (...) se encontraban acostados todos en la cama matrimonial. La niña manifestó que (...) se despertó, la despertó a ella y le efectuó tocamientos en sus partes íntimas por debajo de la ropa.

A su turno el Dr. Pablo DE BIASI, en ejercicio de la defensa técnica del imputado, manifestó que solicitará la absolución de su defendido ya que los hechos fueron denunciados con mucho tiempo posterior, lo que pone en duda sus extremos, como así que a la fecha sólo existe prueba subjetiva que no brinda certeza alguna.

2) Declaración del imputado: (...), previo a ser interrogado por sus circunstancias personales, familiares, laborales y el hecho que se le imputa, como así el derecho que le asiste de declarar o no, manifiesta que se abstiene de declarar.

3) PRUEBAS:

3.1) Declaraciones Testimoniales: A lo largo de los días en que se celebraron las audiencias de juicio se escucharon las siguientes declaraciones:

(...), madre de (...) y ex pareja de (...), con quien tiene un hijo en común de cinco años de edad y con quien se encuentra separada desde hace dos años aproximadamente, contó al Tribunal que su familia estaba compuesta por dos hijas, (...), con quien estuvieron siete años en concubinato. La relación entre (...) era sin dificultades, eran muy chiquitas cuando se juntaron, para ellas era su papá. Habían puesto un negocio y trabajaban juntos mucho tiempo, una carnicería, cuando nació (...) también estaba con ellos, las nenas iban al colegio. Los fines de semana iban a algún lado a pasear. Pasado el tiempo comenzó un tratamiento de obesidad en Buenos Aires y viajó todos los meses durante un periodo muy largo, se opero en la clínica Favaloro, cuando viajaba (...) se quedaba a cargo de los tres chicos. Cuando pasó el tema de que lo fueron a retirar del domicilio, la situación fue inexplicable porque la relación de pareja era maravillosa y de un día para el otro se lo llevaron. Al cabo de esa semana se puso tres segundos en el papel de mamá y se preguntó qué pasaba, obviamente la primera reacción fue negación. Justo (...) estaba en su período de menstruación, se estaba iniciando, entonces un día domingo mientras estaba yendo a buscar a la nena a la casa de su abuela, pensando cómo abordarla para no afectarla, justo cuando se subió al auto le dijo “mira mamá la abuela me compró un paquete de toallitas”, entonces eso le dio pie a decirle que tenía que tener cuidado, que no permitiera que nadie la toque. Le pregunto si alguna vez había sentido algo raro o extraño. La nena le dijo “no nunca, aunque una vez...” y seguidamente le contó que un día estaban jugando mientras ella estudiaba, con (...) en la pieza, en la cama, (...) se bajo a buscar un juguete y en un momento (...) le pasó la mano por la “polula”, pero con ropa y todo. Le preguntó que más había pasado y porqué no se lo contó antes, a lo que su hija le respondió que la iba a retar porque estaban jugando a lo bruto. Adujo que ese momento fue terrible, no se le hubiese cruzado por la cabeza jamás. Le contó de otra vez que le abrazó fuerte y nada más. A esa instancia ya lo habían trasladado, durante la primera semana le acercaba cigarrillos y demás. Después lo trasladaron a Acha, él ya estaba allí cuando habló con (...). Él llamaba desde donde estaba preso, ese día justo la llamó y ella le respondió diciéndole que le había tocado la nena y le cortó. Agregó que la nena no mostraba rechazo hacia (...), cree que no lo sintió como lo que fue, sino como una situación rara que no le había pasado nunca. Siempre fue regular en el colegio, no cambió su actitud, tampoco la dinámica de la familia porque si no cree que se habría dado cuenta de algo que sucedía. Le preguntó a su nena si había pasado algo más. (...) es rara, es de hablar mucho pero es de estar por ahí en su mundo, está en esa edad, tiene 13 años actualmente.

Andrea LOPEZ, Licenciada en Trabajo social quien presta funciones en la OAVyT, refirió que entrevistó a la mama de (...). Su objetivo era ver si la niña estaba en condiciones de prestar declaración en cámara gesell como así también ver si estaba en un estado de desprotección. Conversaron con (...) acerca de las características de la cámara gesell, no de los hechos porque no es competencia de esa Oficina. (....) estaba apta para cámara gesell, su preocupación era que el denunciado tuviera conocimiento de lo que ella iba a declarar, se tranquilizó cuando le dijeron que le imputado no estaría presente. La mamá mostró preocupación por sus hijas, incluso hizo la denuncia por el temor de que el imputado al salir de prisión regresara al domicilio, accedió a la entrevista, el entorno de (...) no mostraba riesgo, su miedo estaba basado solo en que el imputado conociera su relato. (...) estaba muy angustiada, la semana pasada se le explicó cómo se desarrolla el juicio oral, seguía angustiada, contó que de un día para el otro la policía llegó a su casa y se llevó a su pareja y desde ahí se dio cuenta que vivió con una persona que conocía. Ella les cree a sus hijas, mantiene el proceso, sigue en contacto con el imputado por el hijo que tienen en común. Se entrevistó también a la hija mayor para prevenir alguna situación, por si necesitaba tratamiento porque el impacto es sobre el grupo familiar. (...) ya era adolescente cuando la entrevistaron, mencionó que sabía de la denuncia anterior donde ella se veía como víctima, dijo que había sido víctima una sola vez, que se lo contó a su mama y que después se había retractado. Recomendó medidas de protección, porque la mamá manifiesta que hasta el día de hoy el imputado nunca tuvo tonos amenazantes o intimidatorios, pero que sin embargo le producía temor haber estado con una persona que no conocía. Respecto de (...), puede decir que la misma denunció en compañía de su madre y su tía, quien hizo la denuncia por (...). Fueron derivadas a la OAVyT, y ese mismo día les explicaron cual era el objetivo de la Oficina. Tuvo una entrevista individual con (...), quien le dijo que después de hacer la denuncia se sintió aliviada y que su preocupación era que existieran más victimas. En cuanto a la sintomatología, expresó temor ante la figura masculina y contó que ante acosos callejeros se paralizaba y no podía reaccionar. No tenía temor hacia el imputado. Actualmente se angustia mucho cuando recuerda el episodio, pudo desplegar cierta estrategia de evitación, pudo salir de la escena de riesgo, pero le generaba culpa no poder develarlo antes ni poder evitarlo. En cuanto a (...), fue citada a pocos días de la denuncia, su preocupación también era por más víctimas y mencionó tener flashes, recordaba partes de los hechos y mencionaba que le costaba hablar del tema porque le daba asco. Esos flashes, explicó, son mecanismos de defensa, tiene el nombre de “disociación”, son hechos que no quedan registrados ni en la conciencia ni en la memoria, y sucede en los hechos de abuso sexual infantil. También fue derivada a tratamiento. Tenía 16 años cuando fue entrevistada. Agregó que su función es como licenciada en trabajo social.

María José URRA, asistente social en la Dirección de Violencia Familiar dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, refirió que conoce a (...) y atendió a la mamá de las niñas. Adujo que la situación ingresó por la OAVyT en el año 2015, les comunicaron que existían denuncias por otros niños. Se convoco a (...), tuvieron dos entrevistas y se incorporo terapéuticamente a ambas niñas. Con la mamá tuvo tres entrevistas, se trató de darle herramientas para poder acompañar a sus hijas. La señora le contó que tenia buena relación con el imputado, que hacía...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA