Sentencia Nº 38541 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2019

Fecha de Resolución:26 de Marzo de 2019
 
EXTRACTO GRATUITO

General Pico, 26 de marzo de 2019.

Legajo Nro. 38541.

Caratulado:

General Pico, 26 de marzo de 2019.

Legajo Nro. 38541.

Caratulado: "MINISTERIO PUBLICO FISCAL c/ M.L.G. s/ PROMOCION A LA CORRUPCION DE UN MENOR DE 18 AÑOS AGRAVADA, EXHIBICIONES OBSCENAS AGRAVADAS EN CONCURSO IDEAL, AMENAZAS AGRAVADAS Y ABUSO SEXUAL SIMPLE AGRAVADO COMO DELITO CONTINUADO, TODO EN CONCURSO REAL.".

---VISTO y CONSIDERANDO:

---I) Que los días 11, 12, 13 y 19 de marzo del corriente año, en la Sala de Audiencias de Juicio de la Segunda Circunscripción Judicial, con la actuación colegiada, se llevó a cabo audiencia de debate oral en el Legajo Nro. 38541, contra G.M.L., D.N.I Nº 27.XXX, nacido el 21 de marzo de 1972 en la ciudad de Río Cuarto (Provincia de Córdoba), hijo de E.M. y de E.E.C., de 47 años de edad, argentino, comerciante, soltero, con último domicilio en calle XXX de XXX, Provincia de La Pampa.

---Intervino en representación del Ministerio Público Fiscal, el Dr. Luciano Nahuel REBECHI, asistió en la defensa al imputado, el Defensor Particular Dr. Sergio Darío FRESCO y como letrado Patrocinante de la Querellante, los Dres. Martin NAVARRO y Gabriel Enrique NAVARRO.

---II) En relación a los hechos, el proceso registrado bajo el Legajo Nº 38541 se inició el día 29 de octubre de 2017, cuando L.V.F. se presentó ante la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia, denunciando que había estado en una relación de concubinato durante diecisiete años hasta el día de la fecha con G.M.L., teniendo un hijo en común llamado S.M.L. de siete años de edad. Que asimismo tenía otro hijo llamado D.F. de dieciocho años de edad, domiciliado en la provincia de XXX.. Que a G. lo había conocido en un boliche de XXX. Que empezaron a verse frecuentemente y le dejo bien en claro que tenía un hijo, respondiéndole que no tenía problema porque él también tenía un niño. Que a su vez le había comentado que su situación económica estaba difícil, diciéndole M.L. que en Río Cuarto (Córdoba) había un boliche donde trabajaban varias chicas, pero que nunca le había especificado en qué consistía ese trabajo, además le dijo que le iba a alquilar un departamento, aceptando ella. Que a los días se fue sola con G.en su auto, al nene lo dejó con su mamá diciéndole que se iba a Córdoba a buscar laburo. Que cuando llegaron a Río Cuarto conoció a la familia de M.L., a su hijo también que estaba al cuidado de su madre; agregando que cuando la vieron la trataron mal de entrada. Que al día siguiente se fueron al boliche llamado “El Molino Rojo”, ubicado en Ruta Nº 8 de Río Cuarto, que actualmente estaba cerrado, donde se encontró con una señora llamada Graciela que le dijo que las chicas que trabajan allí ofrecían sus “servicios” a los clientes en un cuarto que estaba arriba del boliche y, que más vale que se pusiera a laburar porque sino G. le iba a romper las pelotas. Que esa noche se cambió como las chicas que trabajan allí, una falda, un top, botas y dejo su bolsito en el cuarto donde las chicas mantenían relaciones y que estaba lleno de profilácticos. Que al finalizar la noche y conocer el ambiente, en el momento que se fue con G., agarró sus pertenencias y fueron directo a su departamento, cuando llegaron y sacó la ropa de adentro de su bolso para dejarla en el canasto de ropas, sacó un preservativo usado desconociendo cómo había llegado ahí, el cual había agarrado con sus manos y lo tiró al piso del asco que le había dado, pero G. pensó que había estado con un cliente y le dio una paliza que la redobló, le dejó los ojos negros, los brazos moreteados, nunca más se pudo olvidar de esa golpiza, hizo que le tuviera terror de por vida. Que cuando fue a trabajar, las chicas tuvieron que maquillarla de morado que tenía los ojos porque los tenía negros, tenía machucones por todos lados. Que accedió a prostituirse, estuvo con varios clientes y le daba todo lo que le pagaban. Que al principio se sentía obligada pero después se fue acostumbrando y él fue como ganándose su confianza. Que al hablar con su madre, ella le dijo que G. le pegaba y que a las parejas también las molía a palo. Que una vez había tenido que meterse para que no le pegara a la madre. Que también le ha dado palizas grandes, en una ocasión le pegó tanto que le dejó la mitad de la cara morada, la llevó al hospital en Córdoba y la obligó a que dijera que se había caído de una escalera y, cuando la enfermera le preguntó qué le había sucedido, él dijo “se cayó de una escalera”. Que al año de habernos conocido la había mandado a España (Oviedo) sola. Que se había sentido obligada por el hecho de que no le quedaba opción, encima no conocía nada ni siquiera el aeropuerto de Córdoba. Que le había dicho que un hombre la iba a estar esperando y eso fue, cuando llegó allá un tipo la estaba esperando y la llevó a un lugar que era un boliche, mucho más higiénico que el de Córdoba, conoció muchas extranjeras y ese tipo le secuestró toda la documentación, le mandaba euros por giros todas las semanas. Que había podido recuperar su pasaporte accidentalmente y se escapó al mes. Que cuando estaba allí ese tipo le avisó a G. y él la llamó por teléfono y le pasó con su hijo, la estaba psicopateando, y al ver que estaba en contacto con su nene continuó haciendo lo que él quería porque no pensó que le podía hacer algo a su hijo. Que estuvo yendo y viniendo a España durante ocho años consecutivos, obviamente iba a prostituirse. Que hacía nueve años que venían acá a Pico, el motivo de venir a esta ciudad fue porque G. revendía autos también hasta el día de hoy. Que se había mandado una estafa con unos mendocinos, un día le dijo levántate ya, agarrá el maletín y te vas a San Basilio, hizo todo al pie de la letra y él la pasó a buscar y desde entonces estaban acá, se quedaban en el domicilio de la XXX. Que allí estuvieron viviendo los dos con su nene, él vendía autos por el diario La Reforma, un día le entregó un teléfono celular y le dijo “mirá, acá vas a tener que trabajar”. Que empezaron a llamarla por teléfono los clientes porque él le había sacado un aviso por el diario y G. estaba pegado al teléfono escuchando con quien hablaba. Que la controlaba y la seguía donde iba, a su nene nunca le pegó pero lo maltrataba verbalmente porque ella tenía la modalidad de no pegarle a los nenes. Que un día le había roto una bicicleta al nene de una patada, al verlo a su hijo llorar, le empezó a hacer frente diciéndole que le iba a romper sus cosas también. Que cuando él se enteró de su embarazo le dijo “la empresa se me viene abajo”, no sorprendiéndole que dijera eso. Que a sus amigos les decía “sabes que mi mujer es puta, sí, yo no pongo un peso en casa ni para el pan, ella trae la plata, yo me la gasto en autos y en putas”, cuando dijo eso sintió que el pecho se le rajaba, no podía creer que fuera tan soberbio. Que hacía cinco años él se había ido con una chica y había vuelto a los dos meses re pelado. Que un día de esos se había ganado una promo de la empresa de lácteos SANCOR, se había ganado una casa, como no tenía terreno ni nada pidió el importe de la casa, le dieron cerca de trescientos ochenta mil pesos ($380.000), G. le quitó la plata, compró autos y así pudo comprar la casa donde estaban viviendo ahora, que antes era propiedad de Miguel VAQUERO, quien sabe todo el negocio. Que actualmente estaban viviendo hace tres años en esa casa solamente los tres, a su hijo D. lo había mandado a vivir con su madre porque estaba muy mal su relación con G., un día el nene le planteó “mamá, yo a este hijo de puta lo mato, yo entro y salgo por una puerta porque soy menor”, entonces no le quedó alternativa que enviarlo a San Luis. Que G. tampoco tenía buena relación con su hijo S., siempre le decía cosas horribles, un día le dijo que no era su hijo y le quiso pegar a ella, entonces le pegó ella a G.para defenderse, siendo el último día en que G. le pegó. Que hacía unos años que a G. se le había dado por irse al campo a cazar jabalí con amigos, que desde entonces empezó a comprar cuchillos y siempre estuvo diciendo que tenía que comprarse un arma por seguridad. Que en su casa había visto un aire comprimido y hace días atrás, dentro de una cocina industrial, un revolver plateado, con tambor, medio oxidado en partes, calibre .38. Que anoche tipo 23:00 horas se había ido a la cama, le dijo a S. que fuera a decirle a su padre que le devolviera los quinientos pesos ($500), que se los pidiera bien, porque había que pedirle todo de buena manera, entonces empezó a decirle al nene que ellos le querían robar, G. estaba en la computadora en sala de estar, los empezó a echar, entonces empezaron a pelear, le dijo que le diera la mitad de la casa y la plata que le debía, estuvieron discutiendo hasta las 01:00 horas de la mañana. Que hacía cinco años que dormían en habitaciones separadas, estaban durmiendo con el nene y con una pinza le abrió la puerta de la pieza, ya que no tiene picaporte, le empezó a revolver todo buscando dinero, llegó un punto que le levantó el colchón cuando estaban acostados, lo sacó a empujones de la pieza, le tiraba piñas pero ella se las amagaba. Que en un momento le dio una cachetada con la mano izquierda, no le pegó más porque sino ella le daba guerra, ella sabía que se tenía que defender porque cuando uno le hacía frente él retrocedía, se escondía. Que luego le puso llave a la puerta de la habitación y G. le cortó la luz. Que seguía insultándola y escuchó que le dijo “L. me corté”, respondiéndole la denunciante “jodete”; se acercó a la puerta y quiso entrar, entonces escuchó que golpeaba la puerta y un sonido que golpeaba la puerta de un metal o algún elemento, pensando que era un cuchillo o algo, por lo cual le agarró la desesperación, el nene le decía tengo miedo, tengo miedo. Que después M.L. se fue y prendió la luz, se acercó de vuelta a la puerta y le golpeaba la puerta con el cuchillo y como no le abría, salió afuera, se dio la vuelta y quiso entrar por la ventana, la empujaba para adentro y ella hacia fuerzas, mientras...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA