Sentencia Nº 203 de Corte Suprema de Justicia de Tucumán, 11-11-2021

Número de sentencia203
Fecha11 Noviembre 2021
MateriaA.A.E. Vs. C.J.B. S/ ALIMENTOS

SENT. Nº: 203 - AÑO: 2021. JUICIO: ABREGU ALBARO EMANUEL c/ CORBALAN JOSE BENITO s/ ALIMENTOS - EXPTE. N° 73/16. Ingresó el 10/09/2021. (Juzgado de Fam. y S.. de la Iª

Nom. - C.J.C.). C., 11 de noviembre de 2021. AUTOS Y VISTOS: Para resolver el recurso de apelación deducido en estos autos caratulados: “ABREGÚ ALBARO EMANUEL C/ CORBALAN JOSE BENITO S/ ALIMENTOS. EXPTE. Nº73/16”;

y CONSIDERANDO:
Vienen los presentes autos a conocimiento de este Tribunal en virtud de la apelación deducida por J.B.C., accionado en los presentes autos, en contra de la resolución de fecha 24 de junio de 2021 que no hace lugar al pedido de levantamiento de cuota alimentaria solicitado por el demandado. En el memorial de agravios pertinente, manifiesta el recurrente que el mismo se centra fundamentalmente en la buena fe que debe imperar en este tipo de cuestiones, el avasallamiento a la norma expresa y el derecho de esa parte de reclamar el cese de alimentos avalado por la norma expresa. Señala que la sentencia en crisis revela cuestiones de gravedad institucional, en tanto son omisiones que lesionan los derechos de los litigantes y lo subsumen en un estado de indefensión ante la eventual imposición de costas por el solo hecho de ser el alimentante. Refiere que al iniciar el pedido de cese de los alimentos contaba con todos los requisitos: 1-Hijo mayor de edad, 2-No conviviente,

3.-No se capacitaba y

4.-trabajaba en relación de dependencia; es decir que se acreditó el derecho de solicitar el cese porque se daban todos los presupuestos. Afirma que los artículos y citas jurisprudenciales del Aquo hacen referencia a una probanza en cabeza del alimentado, sin embargo soslaya la conducta de éste durante el tiempo que ya era mayor de edad, no se capacitaba, no vivía con su madre y trabajaba en relación de dependencia. Que la buena fe procesal y la que debe imperar en todos los órdenes de la vida de un ser humano le imponían la obligación de informar esta cuestión al juzgado, en especial a la que fuera la actora, madre de A.C.. Considera que nunca obraron de buena fe, siguieron percibiendo; solo cuando denuncia este hecho y lo prueban, cambian su postura y de una manera temeraria, presentan un recibo para acreditar una supuesta carrera, pero no acreditan la imposibilidad de procurarse el pago de la misma por sus propios medios, no acredita el monto de la misma ni la duración, sin embargo el A quo da por probado tales extremos, ni siquiera valoró el sentenciante que el actor al momento de la audiencia está viviendo en Buenos Aires, por lo que tampoco cursa la carrera que presentó el recibo. Expresa que la sentencia en crisis es agraviante y lesiona sus derechos, en primer término porque el reclamo efectuado especialmente el tiempo que lo formula, julio de 2020, es ajustado a derecho especialmente art. 662 del Código Civil, segundo porque el dinero retenido por el período de junio de 2020 a febrero de 2021 debería serle devuelto, ya que en ese período no se daban los extremos legales para que lo perciba y por último, porque no saben a ciencia cierta si el actor en Buenos Aires está trabajando bajo la modalidad en negro, como si también saben que existen serias dudas acerca de la carrera que cursa en virtud de la imposibilidad de acceder a las clases por la distancia no pudiendo ser subsanadas en forma virtual por las razones actuales que resulta excesivo explicar. Continúa diciendo que la imposición de costas es totalmente arbitraria e infundada ya que en este expediente está acreditada la legitimidad del pedido de su parte al momento de realizarlo, como así también está acreditado que se va a entregar un dinero al actor de un periodo que no le correspondió cobrar. A modo de conclusión, opina que la sentencia en crisis debe revocarse, dictarse otra sustitutiva que analice, se tome el tiempo, los períodos en los que el actor estuvo en relación de dependencia ya siendo mayor de edad y no conviviendo con su madre y se descuenten éstos por ser ajustado a derecho hacerlo, esto en pos de dejar un mensaje claro de la buena fe procesal que debe imperar en esta materia en forma especial. Y que por último, no imponerle las costas ya que conforme los fundamentos expuestos, tenia al momento de peticionar en el mes de julio de 2020 los requisitos del Código Civil en su art. 662 para su procedencia y tiene actualmente, en cualquier instancia, derecho al cese de los alimentos, en virtud de que no se acredita por parte del actor la imposibilidad de la prosecución de su capacitación. Por lo expuesto solicita se revoque la sentencia recurrida, con costas por el orden causado. Corrido el traslado de ley, contesta los agravios el actor. Argumenta que ha presentado pruebas contundentes de que está capacitándose en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR