Secretos de Estado, a la sombra del debate político

 
EXTRACTO GRATUITO

La crítica y el público que recibieron en septiembre último casi al mismo tiempo en dos continentes el último trabajo de George Clooney como director auguraron, apenas concluidas las primeras proyecciones, que Secretos de Estado ( The Idus of March ) habría de pisar fuerte en la temporada de premios que se encuentra ahora en pleno desarrollo. Con el tiempo, la mayoría de esos vaticinios fueron desvaneciéndose mientras crecían al mismo tiempo, como una curiosa paradoja, las chances de Clooney por Los descendientes, su otro gran papel actoral de los últimos tiempos, Hoy, gracias a este film dirigido por Alexander Payne que se ve en la Argentina desde el 2 de enero, el elegante y carismático intérprete está entre los grandes favoritos para llevarse el Oscar.El juego de idas y venidas entre estos dos títulos está lejos de invalidar el interés por conocer Secretos de Estado, cuyo estreno en la Argentina anuncia Distribution Company para hoy. Es posible que la película funcione con efectos anticipatorios y sea juzgada en plenitud en el transcurso de este año mientras se desarrolla en los Estados Unidos una campaña presidencial que promete ser muy intensa, encendida y pareja.Con Secretos de Estado, Clooney enciende el debate político. En su nuevo film, que encaró desde un multifacético compromiso (director, productor, coguionista y coprotagonista), emplea todos los principios y las reglas del thriller, en este caso aplicadas a un escenario muy familiar para el público estadounidense y, por extensión, para quienes fuera de ese país también miran con interés la política internacional: las elecciones primarias de las que surgirán los candidatos presidenciales de los dos grandes partidos políticos, republicanos y demócratas. El desenlace es conocido: el ganador ocupará la Casa Blanca por cuatro años y será durante ese lapso el hombre más poderoso del planeta.La ficción como refugioA despecho de su perfil alto en la realidad, del que se vale para hacerse oír en foros locales e internacionales alertando, por ejemplo, sobre la situación terrible que atraviesan los refugiados en Darfur, Clooney también prefiere, en circunstancias como las actuales, refugiarse en la ficción. Aprovechó el tour promocional de Secretos de Estado en su país para dejar en claro que aspirar a una candidatura presidencial no está entre sus objetivos."No es que no me interese el tema. Lo que pasa es que no soy bueno atendiendo los compromisos que hay que atender para ser elegido", dijo, a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA