Sanguinetti negó haber intervenido en el pago de sobornos

 
EXTRACTO GRATUITO

Recién salido de prisión en Andorra, el uruguayo Andrés "Betingo" Sanguinetti defendió su actuación en la tramitación de transferencias para Odebrecht como ejecutivo del Banco Privado de Andorra (BPA) y negó toda participación en el pago de sobornos a funcionarios argentinos. "No gestioné ni conozco ninguna cuenta de clientes y/o testaferros de nacionalidad argentina", indicó Sanguinetti, mediante una carta que envió a LA NACION a través de su abogado en Uruguay, Jorge Barrera, y de su medio hermano, el expresidente uruguayo Julio María Sanguinetti.

Betingo, como es conocido en Montevideo, permanece en Andorra, donde la jueza Canólic Mingance ordenó su excarcelación tras permanecer 44 días en la cárcel, y le prohibió salir del principado, donde continúa la investigación sobre las operaciones delictivas del BPA, con más de 30 acusados.

Sanguinetti sostuvo que solo participó "en operaciones habituales del banco", según órdenes que recibió de sus superiores y sin cobrar más que lo acordado por contrato. "Como funcionario de cuarto escalón jerárquico, carecía de potestades para definir la apertura o no de una cuenta o la admisión o no de un cliente, por lo que actuaba en tareas propias de la atención al cliente, sin la menor infracción legal o ética", afirmó. "Nunca actué de intermediario en ninguna negociación", indicó, en respuesta al artículo que LA NACION publicó el domingo.

Esa nota reveló que el máximo responsable del área delictiva de Odebrecht, Hilberto Mascarenhas, se acogió al régimen de la delación premiada en Brasil e identificó a Sanguinetti como uno de los doce ejecutivos de ocho bancos en seis países...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA