San Luis: la dinastía Rodríguez Saá, amenazada por su delfín político

 
EXTRACTO GRATUITO

SAN LUIS.- "Sí, va a ser una reñida; vamos a ganar, pero va a ser una elección complicada." El propio senador admite, por primera vez en mucho tiempo, que se encuentra ante un turno vital, que podría marcar un antes y un después en la historia de la dinastía política que supo construir en San Luis durante tres décadas y media junto a su hermano y hoy gobernador, Alberto.

El enemigo al acecho es el diputado Claudio Poggi, que gobernó la provincia entre 2011 y 2015 como delfín político de los hermanos Rodríguez Saá, pero que, desde hace algo más de un año, devino referente opositor aliado de la Casa Rosada y que no esconde sus intenciones: "No hay 2019, sino hay 2017", asegura, decidido a convertir los comicios legislativos de medio término de este año en el inicio de algo más grande.

La prueba no es sencilla, aunque tampoco imposible. Desde que Adolfo Rodríguez Saá se convirtió en gobernador en 1983, el PJ sólo perdió una elección nacional. Fue en 1985, en pleno auge alfonsinista, en los primeros comicios tras la recuperación de la democracia.

Este drama político se desarrollará en dos actos. El primero será en las primarias del próximo 13 de agosto. "Nos tienen que acompañar el 13, no nos pueden fallar", implora Poggi ante cada persona que se cruza en sus caminatas y actos de campaña, consciente de que las PASO podrían marcar a fuego el resultado del 22 de octubre, cuando estarán en juego tres bancas en el Senado e igual cantidad en la Cámara de Diputados.

El duelo está planteado desde el vamos entre dos modelos, tanto es así que "el Adolfo" se puso al frente de la lista de candidatos a senadores del Frente Unidad Justicialista San Luis para que el apellido Rodríguez Saá confrontara de manera directa con Poggi, que encabeza la misma nómina por la alianza Avanzar y Cambiemos. Así, la elección va camino a una fuerte polarización.

"Tuvimos que salir a defender nuestro modelo, que es exitoso y el gobierno nacional quiere destruir", sostiene Rodríguez Saá en el transcurso de una extensa conversación que mantuvo con LA NACION. Según el senador, la disputa está planteada entre "los que queremos desarrollo, pleno empleo y una buen administración, y los que quieren un modelo de endeudamiento, con más pobres". "Poggi no es un líder, es un instrumento para destruir el modelo", sentencia.

Poggi no se queda atrás y sostiene que en estas elecciones se elige entre "dos opciones: la continuidad de una familia cuya concepción es el poder en sí...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA