Ruta del dinero K: un megajuicio que es todo incertidumbre

 
EXTRACTO GRATUITO

El primer megajuicio por presunta corrupción del kirchnerismo es todo incertidumbre. Es la investigación sobre por lavado de dinero, el caso que podría absorber las principales causas contra . El fiscal acaba de renunciar y el tribunal, que no para de acumular causas sensibles, todavía no tiene la habilitación formal para funcionar.

La habilitación es necesaria –sostienen en el Palacio de Justicia– porque era un tribunal oral criminal que se convirtió en federal en diciembre de 2017. Ahora es el Tribunal Oral Federal Nº 9 (TOF 9). La habilitación debe dársela la Corte, pero no es un mero trámite que pueda hacer el presidente; requiere una decisión de los ministros, que hasta ahora no se pusieron de acuerdo sobre cómo debe resolverse la cuestión. "Se vino hablando mucho, pero hay un entramado técnico-legal complicado. Se está estudiando", dijo una fuente oficial de la Corte.

Lo paradójico es que el tribunal, federalizado por ley, ya recibió y juzgó casos federales que le envió la oficina de sorteos de la Cámara Federal de Casación, el máximo tribunal penal. Fue por sorteo que recibió esta causa, donde se juzgará a Báez por lavado de dinero (la llamada "ruta del dinero K"). El mes pasado, cuando les llegó este caso, los jueces del tribunal –Alejandro Becerra, Silvia Mora y Alejandro Nocetti Achával– se reunieron con Ricardo Lorenzetti y le pidieron más recursos. El presidente de la Corte les dijo que se iba a ocupar.

Anteayer, otra vez por sorteo, este mismo tribunal recibió el caso del presunto encubrimiento del atentado a la AMIA, por el que está procesada Cristina Kirchner.

En cuanto al fiscal, Carlos Giménez Bauer era quien debía llevar adelante el juicio, pero renunció para jubilarse. Ahora, la Procuración analiza cómo reemplazarlo.

Eduardo Casal, el procurador interino, estudia la posibilidad de armar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA