Una rubia descomunal en acción

 
EXTRACTO GRATUITO

Las chicas altas han dominado en el rubro de heroínas de acción desde fines de los setenta: Sigourney Weaver, 1,80 m; Geena Davis, 1,83; Uma Thurman, 1,80. Angelina Jolie es menos alta de lo que parece: 1,69. Y Michelle Rodriguez, de armas tomar, mide 1,65.Pero Scarlett Johansson está subiendo a la cima de las heroínas de acción del cine actual y no necesitó más altura que su metro con sesenta de alto y, claro, su cuerpo mucho más curvo que cualquiera de las mencionadas. El triunfo de Scarlett es especial: es un cuerpo de acción que no se masculiniza jamás. Scarlett impone el poder de las curvas. Es llamativa esta actualidad en la que puede repartir tiros y golpes si ponemos su carrera en perspectiva: uno de sus grandes roles iniciales fue en Ghost World como una adolescente atribulada, y uno de sus grandes personajes fue el de Charlotte en Perdidos en Tokio, en la que jugaba melancólicamente con las miradas, los gestos y el lenguaje con Bill Murray. Y hace poco probó que sólo con su voz podía ser lo mejor de Ella, de Spike Jonze.La película clave para ver el inicio de Scarlett en movimiento, esta Scarlett en aventura física, es La isla, de Michael Bay (de paso, una de las mejores películas de ese director). Sí...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA