Rubens y Rafael, dos de los 'viejos' artistas que regresan con gloria

 
EXTRACTO GRATUITO

"Viejos son los trapos", sostiene el dicho popular. Nada más cierto en el mercado del arte: el legado de los Old Masters ("antiguos maestros"), como se conoce a los artistas que dominaron la escena europea hasta el siglo XVIII, parece estar más vigente que nunca. Así lo demostró el , pintura de Leonardo da Vinci (1452-1519) convertida en la más cara de la historia al rematarse en Christie’s por 450 millones de dólares a fines de 2017.La semana próxima, su principal competidora, la casa de subastas Sotheby’s, aportará lo suyo al ofrecer al mejor postor -también con bases millonarias- dos dibujos excepcionales de Pedro Pablo Rubens (1577-1640) y Rafael Sanzio (1483-1520). Lo hará en su sede de Nueva York, ciudad elegida en 2016 para su desembarco continental por , la feria holandesa de arte y antigüedades que basa su prestigio en una increíble oferta de obras de "antiguos maestros".Comienza así de las muertes de Da Vinci, Rembrandt (1606-1669) y Pieter Brueghel (1525-1569). Uno de los puntapiés iniciales lo dio la florentina Galería de los Uffizi al de Leonardo, comprado por Bill Gates en 1994 por treinta millones de dólares. Se adelantó de esta manera a los múltiples homenajes que se realizarán para conmemorar los cinco siglos del fallecimiento del autor de , el cuadro más famoso del mundo.Ese retrato de Lisa Gherardini, realizado en 1503 y devenido la obra emblemática del Museo del Louvre, fue una gran inspiración para Rafael. Ambos artistas se destacaron como los grandes maestros del Renacimiento junto con Miguel Ángel Buonarroti, que detestaba a ambos colegas y acusó a Rafael de haber plagiado las célebres pinturas al fresco que decoran en el Vaticano la bóveda de la Capilla Sixtina. "Todo lo que sabe lo ha aprendido de mí", afirmó indignado en una carta el excéntrico creador del David y La Piedad sobre su principal rival, ocho años menor -y con fama de ser más equilibrado- que él.Las raíces del futuroA diferencia de los cultivadores de bonsáis, que podan las raíces de los árboles para evitar que crezcan en altura, tanto Rafael como Rubens creían en la importancia de prestar atención al pasado para desarrollar su potencial. El artista italiano fue inspector de antigüedades y se interesó por el estudio y la conservación de los vestigios grecorromanos.Nacido casi un siglo después, Rubens también investigó el arte de Grecia y Roma, así como la pintura renacentista. En especial la de Miguel Ángel, Da Vinci y Tiziano, a quien consideraba su...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA