El rol del ministro

 
EXTRACTO GRATUITO

En recientes declaraciones radiales, el ministro de Economía, , defendió el aumento del 40 por ciento en la al sostener que ese incremento no es gasto, sino "un resorte que empuja toda la economía", pues "el consumo genera ingresos en los comerciantes y eso genera trabajo".Cuestionando a quienes objetan el aumento del gasto público destinado a planes sociales, calificándolos de "derecha", imputándoles desprecio por los pobres y finalmente adscribiéndolos al mundo de "la tilinguería y el pensamiento aristocrático".El titular de la cartera económica no necesita utilizar esos agravios para defender esa medida de Gobierno, pues el actual nivel de gasto público, financiado con emisión monetaria, está en la raíz de todos los problemas económicos del momento.Nadie ha objetado la AUH como herramienta social para apoyar a los grupos más vulnerables, intentando la escolarización de sus hijos menores y el cuidado de su salud. Por el contrario, dados los actuales niveles de inflación, el Gobierno debería disculparse ante los beneficiarios por la licuación sufrida en los meses precedentes al ajuste.El tema no merecería ningún debate si esa ayuda se financiase con recursos genuinos y con un presupuesto equilibrado donde el resto de los gastos aprobados fuesen tan justificados y meritorios como la AUH.Ocurre que el dinero es fungible y la crítica al exceso de gasto público puede atribuirse tanto a los subsidios al transporte terrestre, como a los subsidios a la energía o al déficit de Aerolíneas Argentinas, para no entrar en temas más ríspidos como el exceso de empleo público o el sobreprecio en contrataciones. Es sabido que la inflación es el impuesto que castiga sobre todo a los más pobres e impulsa la fuga de capitales que paraliza la economía. También se ha dicho que es el más cruel y experimentado de los asesinos por el tendal de víctimas que ocasiona y porque nunca se identifica al culpable. Ningún dirigente político que se considere progresista puede ignorar estas obviedades y mucho menos pretender usar el gasto en la AUH como bandera para ocultar tras sus pliegues la dimensión grosera e injustificada del resto de sus componentes.El ministro de Economía tiene una investidura singular, pues sus facultades le permiten cambiar la rentabilidad de las distintas actividades, transferir ingresos, alentar o desalentar inversiones, fomentar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA