Un River modelo mundial

 
EXTRACTO GRATUITO

El Comité Técnico de la FIFA, integrado. entre otros, por los entrenadores Gerard Houllier y Gabriel Calderón, dio a conocer el informe del Mundial de Brasil. En el análisis se exalta "el juego ofensivo y de alta calidad", la cantidad de goles, que igualó el récord de Francia 1998 (171, con un promedio de 2,67 por encuentro; bastante por encima del total de los 145 de Sudáfrica 2010), y "el alto ritmo de las transiciones entre la defensa y el ataque". Es cierto que la FIFA funciona como una industria que a veces sobredimensiona las virtudes de su producto y esconde los defectos o los datos negativos. Si bien el fútbol se vende solo por estar incorporado a la cultura de muchos pueblos, una buena publicidad nunca está de más. Pero por encima de los matices, hay cierto consenso en que el último Mundial fue agradable a los ojos, cumplió con ciertas metas del espectáculo. Quizá faltó una gran figura (ni Messi se creyó el Balón de Oro que le entregaron y tampoco hubo un indiscutido para quedarse con el trofeo), pero por contrapartida se destacó lo colectivo, el funcionamiento en bloque y la implicación de todos los integrantes de un equipo en las dos facetas que exige el fútbol: ataque y defensa. Fue el Mundial que postergó a los especialistas, al héroe o al salvador. Ante todo, el equipo.Los modelos exitosos generan tendencia, son imitados. No es que Gallardo haya necesitado el Mundial para inspirarse o definir su ideario de juego como entrenador, pero su River interpreta los postulados que quedaron de Brasil. Su equipo enseña una diferencia fundamental con el resto: una cosa es correr mucho, como es norma en nuestros torneos, y otra es tener ritmo, darle un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA