Una revolución en los negocios: por qué las empresas rusas quieren invertir en la Argentina

 
EXTRACTO GRATUITO

16.796 kilómetros separan de El país descripto alguna vez como "una adivinanza envuelta en un misterio dentro de un enigma" por Winston Churchill se parece, en realidad, mucho más de lo que se podría imaginar a la Argentina, donde planea inversiones y busca a través de sus empresas de transporte ampliar sus operaciones en el mundo. El destino elegido no es azaroso: el sistema ferroviario por estas tierras, que supo erigirse como ejemplo del desarrollo a partir de 1880, languidece desde hace más de 30 años. A diferencia de Brasil, la competencia es mucho menor al ser un mercado más chico.La relación entre ambos países se definió en 2015, durante el gobierno de Cristina Kirchner, como una asociación estratégica integral. No pasó mucho tiempo entonces hasta que el mayor fabricante ruso de material rodante para los ferrocarriles y sistemas de transporte urbano y uno de los más grandes del mundo, Transmashholding (TMH), se interesara por desembarcar con proyectos en el país. De hecho, en 2017 la empresa creó su y ese mismo año empezaron los contactos con el gobierno argentino."Siempre digo que todo lo que anda arriba o abajo de la tierra, en Rusia, lo producimos nosotros. No hay nada que no podamos hacer en la Argentina. Si decidimos apostar por el país es para siempre, si no directamente no manifestamos interés. Vamos a traer los fondos necesarios y crear empleos", señaló a LA NACION y a otros medios argentinos durante una entrevista Kirill Valerievich Lipa, director general de AO Transmashholding.La firmeza con la que se pronuncia se sustenta en los números de la empresa. La facturación en 2018 fue de US$5500 millones y para este año proyectan US$6800 millones. Para tener una referencia de la magnitud, casi quintuplica los US$1024 millones de YPF durante el mismo año. La compañía tiene además 100.000 trabajadores, de los cuales 60.000 se encargan del mantenimiento de más de 15.000 locomotoras y cuenta con 13 grandes centros industriales con producción propia de componentes ferroviarios.Así fue como en 2018 el gigante ruso se alzó con una licitación para reparar 24 locomotoras diésel y 160 coches en la Argentina. El objetivo, sin embargo, era más ambicioso y por eso restauraron y reinauguraron un taller ferroviario de 1904 que permanecía cerrado hace siete años, ubicado en la localidad bonaerense de Mechita, en Bragado. El plan de inversión asciende a US$70 millones y busca crear un polo industrial en el país, con un fuerte foco en talleres...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA