Resistencia sindical a la ley del empleo joven

 
EXTRACTO GRATUITO

El proyecto del Gobierno que promueve el primer empleo en los jóvenes se topó con un fuerte escollo en la Cámara de Diputados: los legisladores de origen sindical, que cruzan transversalmente los principales partidos de oposición. Frente al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, dispararon duras críticas a la iniciativa, a la que compararon con las políticas de flexibilización laboral de la década de los 90.

Ante un plenario de las comisiones de Legislación del Trabajo, Presupuesto y de Economías Regionales, Triaca defendió la propuesta y la justificó en la fragilidad actual del mercado laboral. Admitió, de hecho, que si bien se crearon 35.000 puestos de trabajo en los últimos meses, se perdieron otros 120.000, y que los sectores más afectados han sido el de la construcción y el de la industria manufacturera.

"Actualmente hay en el país 967.000 jóvenes que no estudian, no trabajan, ni buscan empleo: el 24% de la población económicamente activa", advirtió Triaca, quien enfatizó que con esta ley se pretenden generar 240.000 puestos de trabajo en un año. "Ninguno de los derechos de los trabajadores se verá afectado y está garantizado el acceso a la seguridad social", enfatizó.

Los argumentos oficiales no convencieron a los diputados opositores, que bombardearon el proyecto. Semejante intransigencia -que se suma al rechazo que en su momento expresó la CGT- sorprendió al oficialismo, que esperaba encontrar un resquicio para la negociación. Parece difícil, ya que es el propio espíritu del proyecto el que despierta rechazo, esto es, la reducción de los aportes patronales que deben efectuar los empleadores a cambio de incrementar su personal con trabajadores de 18 a 24 años.

"El proyecto precariza porque permitiría a las grandes empresas deshacerse de un trabajador antiguo, con experiencia, para cambiarlo por un trabajador nuevo", asestó el diputado Abel Furlán (FPV), del sindicato metalúrgico.

"¿Por qué insistimos en un camino de incentivos que ha fracasado?", cuestionó, por su parte, el diputado Néstor Pitrola (FIT).

Triaca retrucó las críticas: insistió en que las empresas que quieran acogerse al beneficio impositivo deberán demostrar que no redujeron personal en los últimos meses y, para ello, se verificará la plantilla de empleados al último trimestre de 2015.

A grandes rasgos, el proyecto propone exenciones impositivas (descuento de un porcentaje de las contribuciones patronales) y subsidios para las empresas que contraten a jóvenes de entre...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA