La reforma laboral, los Moyano y el recuerdo de la Banelco

 
EXTRACTO GRATUITO

La Banelco es veneno en estado puro para los senadores peronistas. Una generación de senadores peronistas fue decapitada en el año 2000 por las denuncias de sobornos que rodearon la aprobación de una reforma laboral. popularizó la figura de la Banelco cuando dijo públicamente que el entonces ministro de Trabajo, Alberto Flamarique, le había dicho que para convencer a los senadores tenía "la Banelco", una metáfora de las supuestas coimas. Otro Moyano, , recurrió ahora a la misma figura para referirse a la actual reforma laboral. Aseguró que se trata de "otra Banelco". La referencia es curiosa porque lo dijo cuando todavía el proyecto de reforma laboral ni siquiera había ingresado al Senado.

Fue suficiente. Los senadores peronistas pueden ayudar a Macri, pero no están dispuestos a inmolarse con el estigma de que cobraron sobornos. Al revés de la reforma de 2000, esta vez los cambios fueron el resultado de una ardua negociación entre el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y la cúpula de la CGT. Todos terminaron firmando un acuerdo. El representante de Hugo Moyano en el tridente que controla la central obrera, , firmó ese acuerdo. El hijo menor de Hugo Moyano (Huguito, como lo llaman) es un abogado que incluso participó de la redacción del acuerdo. Para los senadores peronistas, es Hugo Moyano padre el que está detrás de un juego doble: acuerda y desacuerda con el Gobierno.

El primer capítulo parlamentario de las reformas se escribirá hoy cuando se reunirán las comisiones del Senado que deben expedirse sobre los proyectos de leyes que envió el gobierno de Macri. Dos comisiones, la de Presupuesto y Hacienda y la de Asuntos Laborales, estaban convocadas para empezar a tratar las reformas anunciadas por el Presidente. La reunión de hoy recibiría a los ministros responsables de los proyectos, a la que se sumarían los gobernadores, tal vez mañana. Pero los senadores pedían algo más, sobre todo la presencia de la dirigencia de la CGT y su explícito aval a la reforma laboral. Dos de sus tres principales dirigentes, Schmid y Héctor Daer, no están en Buenos Aires; participan de una reunión mundial de dirigentes sindicales en el Vaticano. El tercero, Carlos Acuña, está en Buenos Aires, pero es el de perfil más bajo. Representa a Luis Barrionuevo, el menos poderoso de la cúpula sindical en el triunvirato. El Gobierno había propuesto la concurrencia de una nutrida delegación sindical al Senado (Armando Cavalieri y Andrés Rodríguez, entro otros).

Al...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA