Reflexiones sobre un oficio inédito

En estos días hubo quienes pretendieron ver en la renuncia de Benedicto XVI un ejemplo para los gobernantes que se aferran al poder. Obviamente, le apuntaban a Cristina Kirchner. Aunque en apariencia sobrevuela urbi et orbi el tema del apego al poder y la virtud del desprendimiento, se trata de situaciones incomparables. Al tomar su estremecedora decisión, cualesquiera hayan sido sus razones, el Papa contrarió la histórica regla vitalicia del cargo. Por eso sacudió al mundo. En cambio, lo que hace falta en la Argentina es que nada...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba