Por los reclamos salariales, peligra el inicio de clases en ocho provincias

 
EXTRACTO GRATUITO

Cuando falta un mes para que llegue el primer día de clases, el comienzo del ciclo lectivo peligra en ocho provincias a raíz de los reclamos salariales. En otra docena de distritos la situación es incierta, porque todavía no empezó la negociación entre los gobiernos provinciales y los gremios locales.

La situación más preocupante se presenta en la provincia de Buenos Aires, que concentra casi el 40% de la matrícula escolar -unos 4,5 millones de alumnos-, y el conflicto también está latente en Santa Cruz, donde el año pasado se perdieron 115 días de clases. La amenaza pesa, además, sobre Entre Ríos, Neuquén, Misiones, Tucumán, Tierra del Fuego y Chubut.

Los gremios ya anticiparon que no aceptarán la pauta del 15% que impulsa el Gobierno. Las negociaciones aparecen este año marcadas por dos particularidades: la eliminación de la paritaria nacional docente y el pacto fiscal que todas las provincias, salvo San Luis, firmaron con la Nación. Ese acuerdo impone fuertes restricciones al gasto provincial y acota el margen de los gobernadores para ofrecer subas.

Al margen del reclamo salarial de este año, la provincia de Buenos Aires arrastra antecedentes de comienzos de clases conflictivos.

La gobernadora María Eugenia Vidal todavía no convocó a los sindicatos docentes, pero en su entorno dejaron trascender que la oferta de aumento salarial no se moverá de lo que espera la Casa Rosada: una suba del 15 por ciento, probablemente sin cláusula gatillo.

Los gremios docentes bonaerenses ya advirtieron que, si esa es efectivamente la propuesta, irán al paro en las 16.000 escuelas bonaerenses. Se quejaron, además, de la falta de señales. La última reunión a la que fueron citados para discutir salarios fue en diciembre último. Los dirigentes sindicales creen que la demora es intencional y busca llevar la negociación al límite temporal para "demonizar" a los sindicatos.

En el gobierno de Vidal, por el contrario, aseguran que la falta de apuro tiene que ver con "cambiar la lógica" de la negociación con los maestros y "dejar de correr" detrás de "las amenazas" de Roberto Baradel, el dirigente sindical con mayor protagonismo en la provincia. El año pasado, los alumnos bonaerenses perdieron 16 días de clases por paros.

Cerca de Vidal no tienen dudas de que el jefe del Suteba va a agitar el paro, y probablemente concretarlo, más allá de cuál sea la oferta de aumento que finalmente transmita el gobierno de Vidal.

"Cuando vos hablás de parar desde diciembre del año...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA