Real estate: la reactivación del crédito dinamiza las expectativas en el sector

 
EXTRACTO GRATUITO

El sector inmobiliario es uno de los "brotes verdes" de la gestión de Cambiemos o, al menos, una de las industrias que más se beneficiaron de las políticas del nuevo gobierno, desde el fin del cepo cambiario hasta el impulso al crédito hipotecario. Luego de años de estar hundido, el real estate local comienza a dar señales de recuperación y hace un fuerte hincapié en la vivienda, traccionada por la irrupción de los préstamos nominados en las unidades de valor adquisitivo (UVA).

Para hablar sobre el mercado, su desarrollo, la financiación y las perspectivas a mediano y largo plazos, LA NACION reunió a 19 especialistas en el evento Real Estate Argentina, que se desarrolló en el Museo de Arte Latinoamericano (Malba) y que fue moderado por los periodistas José Del Rio y Carla Quiroga. En la jornada, los expertos analizaron cómo evolucionarán las variables de la actividad y delinearon las diez claves del presente y del futuro de la industria.

Entre un 5 y un 7% de rentabilidad antes de impuestos. Ése es el porcentaje que, según los referentes del segmento de oficinas, representa el provecho de ese tipo de desarrollos. "Los valores de la renta hoy están prácticamente iguales que durante la convertibilidad, mientras que el precio de venta se ha duplicado o triplicado. Eso explica la baja en la rentabilidad", apuntó Héctor Salvo, director de Raghsa. El directivo recordó, además, que los impuestos de esa renta son "muy altos" y recomendó a los inversores ver bien la historia de un edificio o de una zona que promete rentas demasiado buenas. "En las épocas de crisis quizás esa propiedad quede desocupada durante siete meses, y otra con renta inferior en ese momento se alquila más fácil", advirtió. Y añadió: "Esto no deja de ser como un negocio financiero: a mayor riesgo, mayor tasa".

El horizonte es más promisorio: Rodrigo Millán, director regional para el sur de América latina de Jones Lang LaSalle (JLL), detalló que a los 1,2 millones de metros cuadrados que se reparten entre la Capital Federal y la zona norte del Gran Buenos Aires se sumarán 320.000 metros cuadrados. "Y la demanda está antes de que lleguen los edificios", resaltó.

¿Cuáles son las zonas que más prometen? Para Domingo Speranza, fundador de Newmark Grubb Bacre, aparte de consolidarse la demanda en Núñez, crecerá en el microcentro y en Retiro, traccionada por el deseo de los millennials -los jóvenes nacidos entre 1980 y 1995- de vivir en zonas céntricas y resolver toda su vida cerca de su casa. La zona verá un nuevo resurgir cuando se termine el Paseo del Bajo -la obra que conecta la autopista Illia con la que va de Buenos Aires a La Plata- y con el desarrollo en los terrenos frente a Catalinas, según afirmó el fundador de Newmark Grubb Bacre.

La ciudad de Buenos Aires no crece en tamaño, por lo que no queda otra opción que reciclar y reinventar zonas. "Gracias al transporte, las zonas calientes están cambiando mucho -aportó Alejandra Covello, presidenta en Covello Propiedades-. La idea del comprador con crédito es que quizá prefiera barrios no tan céntricos, pero con más metros o con mejores vistas".

Caballito es un barrio que podría brillar por el resurgimiento del crédito hipotecario. Sebastián Sommer lidera la desarrolladora CasasARG, que ofrecerá 390 unidades de vivienda en la zona, en una fuerte apuesta por los préstamos en UVA. Por su parte, Toribio Achával contó que el 90% de las consultas en la sucursal de ese barrio están relacionadas con créditos (sus colegas señalaron que la mayoría de las operaciones se concretan todavía en dólares). "Es increíble la gente que busca y la que nos llama porque necesita un departamento", afirmó Achával.

El desarrollo de shoppings se aleja de la ciudad de Buenos Aires y, según Daniel Elsztain, director de Negocios Inmobiliarios del grupo IRSA, podría acercarse a La Plata y a San Miguel de Tucumán. Los outletspremium podrían llegar a las zonas sur y oeste del Gran Buenos Aires y a las provincias de Santa Fe y Córdoba.

Los expertos en el segmento de oficinas coincidieron en que la zona de Catalinas y Núñez serán las estrellas en los próximos cinco a diez años. Entre los 320.000 metros cuadrados que se incorporarán hacia 2019 está el desarrollo de Raghsa en Campos Salles y Arribeños. La desarrolladora adquirió un terreno de 50.000 metros cuadrados en marzo, en un remate de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE). La empresa planea un proyecto de 25.000 metros cuadrados que se terminaría hacia fines de ese año. "Hacia mediados de 2019 vamos a incrementar el stock en un 60%", subrayó Salvo.

Agosto fue el mes récord para los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA