Para proteger a Scioli, los gobernadores del PJ marcarán las diferencias con el Gobierno

Las reuniones se hicieron más frecuentes y los contactos telefónicos se multiplicaron. Es que el peronismo está en estado de alerta. La cosecha en las PASO y la sucesión de errores tras la elección de agosto generaron preocupación en los gobernadores que acompañan a Daniel Scioli.

En los encuentros privados, como el que mantuvieron unos 12 gobernadores hace 10 días en la casa del tucumano José Alperovich, en Beverly Hills, nombre por el que se conoce la zona del Parque Guillermina por el tamaño de las residencias, los mandatarios provinciales le pidieron a Scioli que se despegue del discurso del kirchnerismo ortodoxo y refuerce su perfil peronista para intentar seducir al voto independiente, fundamental para sus aspiraciones presidenciales.

Pero también se pusieron a disposición para marcar diferencias. Así, dispuestos a recuperar la iniciativa política, los gobernadores consensuaron con el candidato a presidente del Frente para la Victoria una estrategia común: serán los encargados de mostrar el camino que podría tomar el bonaerense en un eventual gobierno en temas que podrían generar tensiones con el gobierno nacional. Es decir, señalarán las cosas que Scioli debe callar para mantener la paz o, al menos, una tensa calma con la Casa Rosada.

El primero en dar ese paso fue el salteño Juan Manuel Urtubey. En los últimos días dijo que no se erradicó la pobreza en la Argentina, habló de la situación "de quebranto" que atraviesan las economías regionales, de la necesidad de acordar con los fondos buitre y del liderazgo futuro, obviamente en manos de Scioli y no de Cristina Kirchner. Ayer, en una entrevista con LA NACION, el misionero Maurice Closs anticipó que el próximo presidente tendrá que "ajustar temas que quedan pendientes".

A cambio del respaldo, el gobernador bonaerense les aseguró mayor independencia económica. "Scioli nos dice a nosotros que miremos lo que hizo en la provincia de Buenos Aires. Ahí municipalizó las acciones al transferir responsabilidades y competencias, pero con sus recursos. Es lo que hará como presidente con los gobernadores", aseguró Closs.

Otro de los aspectos que generaron una inmediata adhesión fue la promesa de que no habrá tanto verticalismo. "Les aseguró que la toma de decisiones será más participativa", contó uno de los testigos del encuentro en Tucumán; si cumple, será toda una novedad en el sistema político argentino.

Los gobernadores también serán clave para empujar otro de los objetivos que persigue el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba