Una propuesta pedagógica para Derecho Constitucional

Autor:Elvio Galati
Cargo:Becario doctoral del CONICET. Jefe de Trabajos Prácticos de Filosofía del Derecho e investigador del Centro de Investigaciones de Filosofía Jurídica y Filosofía Social de la Facultad de Derecho de la UNR
Páginas:50-53
 
EXTRACTO GRATUITO
Buenos Aires, jueves 5 de junio de 2003 Año LXVII Nº 108 / ISSN 0024-1636
LA LEY
ACTUALIDAD
OTAS
Una propu esta pe dagó gica para Derecho Constitucional
SC R IB E LVIO ALaTI
SUMARIO: I. In trodu cció n. — II. Evalua -
ció n inic ial o dia gnó stica. — III. Didá cti-
ca triali sta. — IV. Prom oció n de la m ate-
ria. — V. Fome nto de a ctitud es crít icas,
argum entati vas y valorativa s. — VI. De-
partam ento de Derec ho Públi co. Inve s-
tigac ión. — VII. Co rrelativid ades . —
VIII. Re forma del prog rama de estud ios.
— IX. Co nclu sión. — X. Biblio grafía.
I. Introd ucció n
El obje to de e stu dio de l pre sen te tra-
ba jo trat a de u na ap roxim ación a he rra-
mient as p eda gógicas , y tam bién a cad é-
micas, a ten er e n cu en ta a la ho ra d e
en cara r la en señ anza del De rech o Con s-
titu cion al (2); pr incip alme nte en el n ivel
sup erior (en la s Faculta des d e Dere cho)
(3). Se exp licar á tod o aqu ello qu e tie nda
a m ejor ar la ca lida d de la acc ión d oce nte
com o guía en e l proce so de e nseñ anza -
ap ren diza je. Ut ilizan do a la p ed agogí a
com o “el con jun to d e las in vesti gacion es
pe dagógica s, ya se refier an a la d idáct i-
ca, a las cien cias s ociale s que tiene n po r
ob jeto la educ ación , a las est adíst icas, a
las ci enc ias o a la filos ofía d e la ed uca-
ción ” (4). Te nd iend o a la fo rma ción inte -
gral d el es tud iante , en una eta pa de su
de sarr ollo m ad ura cion al en do nd e su ra-
zón le per mite capt ar su u bica ción e n el
mu nd o y bu scar su se ntid o a la vida d es-
de lo pro fesion al y acad émic o.
Nu estro Norte debe ser el a pren diza-
je sign ifica tivo co n t end en cia al cons-
tru ctiv ism o: “Los su jet os tie ne n u na
ma ne ra singu lar d e ap rop iar se de l co-
no cimiento que e stá da do ta mbié n por
sus con ocim ie nto s pr evios y por sus h is-
tor ias; p or ello no se pued e p rete nd er
un a rela ción linea l ent re lo q ue se ense -
ña y lo que se ap rend e” (5). Esto signifi-
ca p artir d e, o ten er en cuen ta, las p re-
ocu pac ione s e int erese s de lo s alum no s
a los efect os d e qu e do ten de sen tido
pr áctico a los co noc imie nto s que se en -
señ an en el au la. Em per o, no sign ifica
qu e se d icte n en cla se so lam en te los
tem as que le intere san a los alum nos.
Esto imp lica un a ta rea d e tra nsm isión a
tra vés de u n lengu aje cer cano a los e s-
tu dian tes sin desc uida r la cien cia y té c-
nic a de l Dere cho . Y lo carac ter ístico de
est a “form a de co no cimie nto es ser pre-
sen tad o siem pre c omo t enie ndo un va-
lor in trín seco para el sujet o (lo cu al im-
plic a la pa rticipa ción de [sic] ca da ca so
de los su jeto s ma estro y a lumn os en la
est ruc tur ació n d e la for ma del c ono ci-
mient o); ...en el se nt ido de qu e le per -
mite a é ste u bic arse en el mu nd o... Es
un con ocim ient o qu e se pr esen ta co mo
sus tan tivo en r elac ión al pro ces o de
au toc on stru cci ón d el su jet o” (6). Lo cu al
no nece sariam en te coin cide c on té rmi-
no s de ut ilidad , sino q ue ap unt a a “ha -
cer se” de un a po stura e n la vida .
II. Evaluaci ón in icial o di agnós tica
En orde n a p erfe ccio nar el pr ogra ma
de las activida de s a re aliza r du ran te el
añ o (cu rricu lum com o dise ño) y p ara a fi-
na r el vocabula rio de l d ocen te, se deb en
evalu a r los con te n ido s co n cep tu a les (c on -
ten idos a cad ém icos ), actitud inales (acti-
tu d crít ica, p art icip ació n in divid ual y gr u-
pa l, resp eto p or la op inió n del o tro, p un-
tu alida d en la en treg a de lo s trab ajos re -
qu erid os) y p roc edimenta les (q ue con -
lleva t are as d e rec on ocim iento , elab ora-
ción , dife ren cia ción , fun da me nta ción,
crít ica, et c.) con los qu e viene n los a lum -
no s de l ciclo b ásico y an terio res (lo s lla-
ma dos co no cim ientos p revios). Criter ios
qu e ta mb ién pu ede n u tiliza rse p ara la
evalu ación gen eral. De ac uer do a la co-
rre lativida d de “De recho Const itucio nal”,
ser á imp ort ant e el cu est iona mie nto acer -
ca d e pr egu ntas cla ves so bre “Hist oria
Con stit ucio na l Argent ina” e “Intro du c-
ción al Der echo”. Herr amie nta s ésta s que
pe rm itirá n u na (lógica ) me jor co mp ren-
sión de la p roble tica con stitucio nal.
Algunas cu est ion es a in vestiga r pu e-
de n versa r sobr e las sigu iente s pregu n-
tas ; ent re otras :
a. Me ncione el tip o de en señ an za
me dia obt en ido: t écn ico, c on orien ta -
ción docen te, merca nt il;
b. Exp ectat ivas de lo que va a apre n-
de r en la ma teria;
c. Expe ct ati vas s ob re cóm o va a a pr en -
de r la m ate ria, e s decir, con qué recu r-
sos ;
d. Qu é tip o d e eva luac ión le res ulta
má s válido y p or qu é;
e. Qu é esper a ace rca de la función
do cen te;
f. Sabe bu scar fallos e n las cole ccio-
ne s juríd icas. En c aso afir mat ivo, cóm o
ap ren dió ;
g. Expliq ue las dis tin tas con cep cio-
ne s ace rca de lo que se en tie nd e po r
Der echo, segú n lo est udiad o en “Intr o-
du cció n al D erec ho”;
h. Qu é as pe ctos de H isto ria Co nst i-
tu cion al Argen tin a cr ee q ue va a pr o-
fun diza r en Der ech o Con stituc ion al;
i. Cuá les fue ron los fin es de la orga ni-
zac ión n acion al a tr avés de la Con stitu -
ción Nacio nal de l ’53-’60;
j. Qué tem át icas fuero n t ratada s en
las reform as con stit ucio na les, in clu ida
la de 1 994;
k. Qué utilidad y sen tid o le ve a la
ma ter ia “De rec ho Co nstitu cion al”;
l. Qué cree que apr end erá en la m at e-
ria “Derecho Con stit ucio na l”.
m. Por qu é eligió la carr era d e ab oga-
cía.
Hec ha la eva luació n del d iagn óstico ,
la fun ción docent e consis tirá en a pu n-
tar más a aqu ellas p artes de los c onoc i-
mi ento s de ot ras m ateri as pre vias y co-
rre lativa s qu e n o fue ron deb ida ment e
ad quirido s y qu e son ne ces ario s pa ra
com p ren der la pr oblem ática con stitu-
cion al (p or e j., es in dispen sable el co-
no cim ien to d e la te oría del func ion a-
mient o de las n orm as) (7); a la ve z que
tra tar á de mo tivar en a qu ellas área s
impor tan tes del D erecho Constitu cio -
na l no men cio na das por los alu m nos
com o e xpec tat ivas d e ap ren diza je. Y
tam bién perm itirá u na ap roxima ción a
la dinám ica de l alum nad o.
III. Didác tica trialist a
Se en tien de p or d idác tica “la ram a de
la p edago gía qu e trat a de lo s prin cipio s
teó rico s y no rm as p ráct icas que o rien -
tan la ac ción del ed uca dor en fo rma sis-
tem át ica. Ab ar ca... e l estu dio de lo s
tod os de en señan za ... (y) tod os
aq uellos recur sos qu e ap lica el m aestr o
pa ra es tim ula r el ap rendizaje y la for-
ma ción esp irit ua l de los edu cand os”
(8)”.
Obs ervo com o prop icia h err am ien ta
pla ntear c om o m eto dolo gía d e tra ba jo
pa ra el d esa rrollo de ca da c ont enid o d el
progra ma al tria lism o ju rídic o (9) que
en un ciar a Wern er Golds chm id t. Est a
teo ría ace rca de qué e s lo juríd ico (qu é
es e l Derec ho) p erm ite la exp osició n de
los co nc ept os y so luciones te óricas de
cad a te ma -p rob lem a a m od o de un a
int rod ucció n. Po r ejem plo, s i se est udia
al Est ado a rgen tino, se expo ndr án (lu e-
go d e la no ción) la s disti ntas fo rma s de
Esta do, con las co nse cue nc ias que la
ad opc ión de cada mod elo im plica.
Luego desa rrolla el aspe cto n ormo ló-
gico en do nd e se exp on en a los alu mn os
tod as la s dis pos icion es legislativas (de
car áct er for ma l y material) exist en tes
sob re el tema y las variable s desa rrolla-
da s en cua nto al fun ciona mie nt o de la
no rm a (in terpre tación -10- y la a plica-
ción -11-; su d ete rm ina ción –1 2- y ela-
bo ración - 13-, a lo cua l Ciur o Cald an i
agre ga la ar gume ntac ión, la s íntes is y la
con jetur a -14- ). Siguie nd o co n el e jem -
plo , aqu í se esp ecifica rá cu ál es la fo rma
de Estad o ad op tad a p or Argen tina.
A travé s del a spec to so cioló gico se vi-
ven ciar á cóm o se ad judica n en la vida
los b ienes ju rídico s existente s en ca sos
de con flicto a tra vés de disp os icion es
jud iciale s, ad minist rat ivas, y p or lo s
propio s ciu da dan os (rep art os au no-
mo s; caso del llam ado “ Derec ho no es-
tat al” -15- , que p ued e verse en los c on-
tra tos , por ejem plo ). Siguiend o co n el
ejem p lo, aq uí se ve rá có mo en la prác ti-
ca se cum plen c on las paut as de la for-
ma de Esta do ad opta da po r el régim en
qu e se an aliza: n os pr egun tarem os q ué
en tien de n los operad or es de l Der ech o
po r federalismo , p or ejem plo.
Aunq ue deb o re con oce r qu e Gold -
sch mid t tr ata algu na s vece s la exp osi-
ción de las s olucio nes te órico- jurídicas
a los p rob lemas que se prese nta n en la
vida e n la pa rte so cioló gica del m undo
jurídico , a m odo de in trod ucc ión con -
cep tual (1 6); yo m e inc lino po r sepa rar
est o de la dim ensión s ocio lógica , en la
qu e trato qu é dicen los ope rado res d el
Der echo a nte la existen cia de la nor ma
en un caso det erm inad o.
Par a fina lme nt e valo rar las no rm as,
y las co nd ucta s de la s aut orid ade s y de-
má s ope rad ores (r epa rtos) a la luz d e la
just icia. Continu an do con el ejemp lo,
se a nalizará si son jus tas la form a d e
Esta do ad opt ada y la man era en que se
lleva a c abo en la rea lidad: ¿Se re spe ta
el fed eralism o?; ¿es just a est a form a de
Esta do?
Teoría que perm ite u na visión aba r-
cad ora de la tota lidad d e lo juríd ico. Ya
qu e no es D erech o la pu ra no rma (Kel-
sen ), ta mp oco la sola rea lida d so cial
com o dec ía Olivecron a en “El De rec ho
com o he cho” o H olme s (17) en “La sen -
da d el Dere cho” y tam poc o el pu ro De-
rec ho N atu ral (iu sn atu ra lism o). Gen e-
ran do en los alum nos u n esp íritu críti-
co; p ara lo cual p reviam ent e se los ayu-
da en la obs erva ción de los fen ómen os
jur ídico s; en su an ális is, y en la pos ter ior
em isión de un juicio d e valor.
Toma ndo con tacto co n la figur a de la
car enc ia de n orm as, ya sea p or no previ -
sión po r pa rte del le gislad or (c are ncia
históri ca) o p or no sa tisfa cer la no rm a
est able cid a la ju sticia req ue rida por el
cas o (care ncia dikeló gica); lo cu al lleva a
la ela bo raci ón d e la n orm a just a; pa rtie n-
do de las pau tas d el pro pio orde nam ien -
to n orma tivo (a uto int egra ción), y pres-
cin dien do de él cu an do la justic ia form al
no c oincid a con la mat erial (h etero inte-
grac ión ). Se trat a de hace r com pr end er a
los a lum nos q ue c ada toma de decisión
tien e q ue ver con la a dop ció n de un a
po stur a ideo lógica frent e a la vid a (18); y
qu e no ne cesa riam ent e coin cide co n lo
pr oyecta do p or la no rma .
Y e n la dim ensió n valor ativa d el De-
rec ho (a xioso fía dikelógic a), siguien do
a Gold schm idt, s e pro piciar á un h um a-
nis mo abs ten cionis ta. “El p rin cipio s u-
prem o de justicia co mp rend e do s ele-
me nt os: el h um an ism o y la t oler an-
cia” (19). “El hum anism o se ca racte riza
po r ten er por meta el d esa rro llo de la
pe rson alida d” (20). Luego acla ra qu e el
hu ma nis mo interven cio nis ta es tá ju s-
tifica do en ind ividu os q ue n o tien en la
ma dure z nece saria , es dec ir, e n los á m-
bit os d e la fam ilia y la infan cia . No as í en
el ám bito de la co mun idad p olítica . “El
hu ma nis mo abs ten cionis ta... e xige qu e
cad a cua l tenga una zona d e libe rtad lo
sufic ien tem en te amp lia (c om o) para
po der c onver tirse den tro d e ella en per -
son a según su pro pia elección . Por ser
los h omb res igu ales cad a un o tien e de-
rec ho a su zon a d e libe rtad ; por ser ca da
ho mb re ú nic o a ca usa de su liberta d,
sólo el mismo debe re solve r sob re su
de stino” (21). El hum an ismo abst encio -
nis ta to ma al in divid uo com o un fin y n o
com o un me dio en sí mism o ; a la vez que
lo p rotege cont ra los d emá s indiv iduos ,
Y es p recisam ent e la ayu da edu cativ a la qu e va a en cargarse
de tr aduci r en realid ades to das las p osibilid ades h um ana s (1)
(*) Cursa n te de ad sc rip ci ón a D er ech o Con s -
titu cio n al I y II, Fa cu lta d d e D ere ch o, U n iver si-
dad Na cio na l de Rosa rio .
(1) MEDIN A RUBIO, R. y otros, “Teor ía de la
Edu ca ció n II”, p. 17, Ma d rid , U. N.E.D., 19 92.
(2) Léas e, c ad a vez qu e alu d im o s a la e xp re sió n
“Der ec h o Co n s tit u ci on a l” (y a fin es ), la pr o b lem á -
tica que en glob a al “De rec ho Cons titu cio na l del
po der” (Teo ría de l Estad o ap licada ) y “Derech o
Con sti tu cio na l de la lib ert ad ” (d ere ch os y gara n -
tías co n st itu c ion a le s y d eb e re s p ú b lico s).
(3) No o bs tan te lo cu al, p ue de s ervir de gu ía
pa ra o tra s Fa cult ad es , com o po r eje mp lo, la de
Cien cia s Eco n ó m ica s (y Est ad ís tic as ), en d on d e
se es tu di a De re ch o Co ns tit uc ion a l (y Adm inis -
tra tivo ), a sí co m o en los Pro fes or ad o s d e Ed u ca -
ción Cívic a qu e con ti en en la m a ter ia “D er ech o
Con stitu cion al”.
(4) BEST, Franc ine, “Los avata res de la p ala -
bra P eda gogía”, en “Revist a Persp ectiva s”, N°
66, UNESCO.
(5) EDWARDS, Ver ó n ica , “El con o cim ien t o e s-
cola r com o lógica p articu lar de apro piació n y
alien a ci ón”, p. 5 ver sió n m im e og ra fiad a , Mé xico.
(6) EDWARDS, Ver ón ic a, ob. cit., p. 12.
(7) Qu e se e xplica rá m ás ade lan te.
(8) MANGANIELLO, Ethe l M., “Ped a go gía Ge-
ne ral”, p. 46, Libre ría d el Cole gio, Bs. As., 1966.
(9) Com p a rt o e n est e s en t id o la filiac ión t rid i-
me n sio n al d e Werne r Go ld sch m id t y qu e sigu ie -
ra Mig ue l A. Ciuro Cald a n i en su tr ab ajo “Did á c-
tica de un pr ogr am a de int rod u cci ón al d ere ch o
tria lista”, t. 41, ps. 34 1 y sigtes., Jur is. Ta mbié n
pro po ne n a l triali sm o com o mét od o de tra ba jo
BIDART CAM PO S, Ger m án , “Trat a do Elem en t al
de D ere ch o Co n st itu cio n al a rge n tin o”, t. I, ps. 29
y sigte s., Ed . Edia r, Bs. As. 1986 y SAGÜES, Nés to r,
“Elem en tos de Dere cho Con sti tuc ion al”, t. I, p s.
45 a 47, Ed . Astre a, Bs. As., 1999 .
(10) “Tien e por me ta logra r la fid elid ad de la
no rm a ya for m u lad a”. “Cons ist e en u n a c om p a -
rac ión e n tre su se n tid o ac tu al con fo rm e lo a p re -
cia la cole ct ivid ad y la vo lu n ta d de su cre ad o r en
el m om e n to de su cre a ció n ...”. Goldsc h m id t, W.,
“Intr odu cció n Filo sófica al Dere cho”, ps. 253 y
254, 6ª ed., Ed. De palm a, Buen os Aires 198 7.
Corr es po n d e at en d e r a la volu n ta d de l au to r d e
la no rm a, a lo qu e é l tuvo com o fina lida d.
(11) “... se hace siemp re co n resp ecto a un
caso d ad o”, GOLDSCH MID T, ob. cit ., p. 254. Co n -
siste en la “su bsu nción (encu adra mien to de l
caso a la no rma ) y efect ivizació n de la cons e-
cue n cia ju ríd ic a”, según CI URO CALDANI, “Lec-
cion es d e Teoría Gene ral d el Dere cho”, en “In-
vest igación y Doce ncia”, p. 61, Nº 32, Rosar io,
Fun dació n par a las Inve stigacio nes Jur ídicas
(F.I.J.), 1999.
(12) Pa ra los ca sos en los que “las nor mas
req uie re n u n a p rec isió n q u e su au to r de lib era -
dam en te d eja al a rbit rio de quie n la h ará fun-
cion a r”, GOLDSCHM IDT, ob. c it., p . 280.
(13) Ya que en el ord ena mien to n orma tivo
pu ed e h ab er la gun as po r ra zon es hist ór icas (la
disp o sic ión n o fu e h e ch a) o dik eló gica s (la no r-
ma va e n con t ra de los valo res ; lo q ue el a u to r d e
la no rm a qu iso le pa re ce d isva lios o al e nc ar ga-
do d e l fun ci on a m ien t o) , seg ún CIU RO CALDA-
NI “Lecc ion e s... , cit ., p. 61.
(14) En este se ntido explica que h ay veces
qu e varia s no rm as, qu e p or se par ado pod rían
ap lica rse a u n cas o, c on flu yen en é l y no pe rm i-
ten esa ap licac ión , req uir ién do se u na tar ea d e
sín tes is (p or ej., e n el ca so d el c on cu r so d e d eli-
tos en De re ch o P en a l). En cu an t o a la co n jet u ra ,
la ve co mo u na sup osición de lo q ue po dría
pa sar ; tra sla d ad o a lo ju ríd ico , se ría n los va tic i-
nio s qu e rea lizan las pa rtes en c uan to a los
pro nun ciam ient os de lo s tribu nale s, los pr o-
pio s de los juece s resp ecto d e los p ronu ncia -
mie nt os de a lta ins tan cia , et c. “Leccio ne s...”, p.
61 y 62. La ar gu m en t ac ión a lud e a la exp os ició n
de r azo ne s ten die nt es a sost en er u na pos tu ra.
(15) CIURO CALDANI, Migue l A., “La Con je tu -
ra d el Fu n cio n am ien t o d e las No rm as Juríd ic as”,
no ta 21 , 2º p ár rafo, p . 15, F.I.J., Rosario , 2000.
(16) Véase “De re ch o In te rn a cio n al Priva d o”,
cap ítulo I, 8ª ed ., Ed. Dep alma , Buen os Aires,
1997.
(17) Ent e n d ía p o r “De re ch o” las p ro fec ías ac er -
ca d e lo q ue los tr ibu na les h ar án en con cre to.
(18) “El pr in cip io su pr em o de la ju st icia co n -
siste en q ue se a segur a a ca da cu al la libe rtad
ne cesa ria par a qu e se tra nsfo rm e de un ind ivi-
du o en p er son a ... el p rin c ipio n o co n te mp la los
crit erios con mira s a los c uale s la pe rson aliza -
ción ha d e llevars e a efect o. En es te ord en d e
ide as , reli gion e s, filo so fías y cos m o visio n es de s-
plie gan s us in fluen cias espe cífica s”, GOLD-
SCHMID T, “Intro d u cc ión ...”, cit., p. 399 .
(19) “Int rod ucció n Filo sófica al Dere cho”,
p. 339 , 6ª e d., Ed . De pa lm a, Bue n os Aire s 1987.
(20) GOLDSCH MIDT, “Intr odu cció n...”, cit.,
p. 440 .
(21) Ob . cit. , ps. 4 40 y 441.
(Cont in ú a en pág. 2)

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA