Las preguntas que se responderán en 2014

 
EXTRACTO GRATUITO

Si, cuando faltan dos días para que termine, a 2013 se lo empieza a recordar como un año intenso, es probable que 2014 deje el mismo sabor. La acumulación de tensiones políticas de los últimos meses -los resultados electorales desfavorables para el kirchnerismo, los cambios de gabinete sin demasiado impacto de fondo, la crisis energética indisimulable en estos días-, sumada a la inflación y la conflictividad sindical, abre un escenario de interrogantes para el año que viene: después de su omnipresencia, trocada ahora en ausentismo, ¿cómo enfrentará Cristina Kirchner el penúltimo año de su presidencia? ¿Habrá cambios de fondo en la política económica? ¿Podrán los reclamos gremiales forzar una unidad del sindicalismo? Por Tribunales deberán pasar varios ex funcionarios y funcionarios -entre ellos, el vicepresidente Amado Boudou-, en distintos casos resonantes de corrupción. Y la probable sanción del Código Civil abrirá un debate apenas insinuado este año.En el mundo, un tablero global en plena reconfiguración llevará las miradas a China, Irán, Siria y a un Estados Unidos intentando retener poder. El papa Francisco revelará los primeros impactos concretos de sus gestos de cambio al frente de la Iglesia, mientras que el Mundial de fútbol de Brasil podría resultar una caja de resonancia global para los conflictos de muchas democracias, la del país anfitrión en primer lugar.1¿Cómo enfrentará la Presidenta las tensiones políticas y económicas acumuladas en este año?Sergio BerenszteinPara LA NACION¿Podrá el frágil e inestable sistema político argentino procesar las múltiples tensiones que se han venido acumulando en los últimos tiempos sin experimentar desequilibrios crecientes, nuevos episodios de violencia e incluso una crisis de gobernabilidad? Luego de y como consecuencia de la derrota electoral y de su enfermedad, Cristina pasó de la omnipresencia al ausentismo y la evasión de la responsabilidad de la gestión, que ha generado un vacío de poder. Los cambios en su gabinete constituyeron una oportunidad perdida a pesar de las expectativas positivas que habían originalmente generado. Ella inicia el penúltimo año de su administración enfrentando una combinación de problemas muy graves y todos generados por errores de su gobierno: (1) a la inseguridad de siempre se le suma ahora la creciente amenaza narco; (2) una inflación desbordada que erosiona el poder de compra de los salarios, jubilaciones y planes sociales, en el contexto de una economía estancada y que no crea empleo; (3) una crisis energética imposible ya de negar; (4) caída constante e imparable de reservas en el Banco Central por la perenne desconfianza que producen Cristina y su gobierno; (5) la crisis fiscal de la Nación y de las provincias; (6) gravísimos escándalos de corrupción que no logran detenerse a pesar de los intentos de maniatar a la Justicia para lograr impunidad, y (7) un tardío y patético retorno a las raíces militaristas y autoritarias del primer peronismo para lograr un mínimo del respaldo que ya no otorgan ni los votos ni el consumo, sobre todo (pero no sólo) de esa interesada y complaciente clase media.2¿Habrá reformas de fondo en la política económica, por ejemplo, para contener la inflación?Ricardo DelgadoPara LA NACIONEn el crepúsculo de 2013, las dudas sobre el rumbo económico de los dos últimos años de gobierno de Cristina Kirchner se mantienen. Pese a la verborragia comunicacional del nuevo jefe de Gabinete, al acuerdo con Repsol o a la promesa...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA