Portugal superó a Finlandia en matemática y se convirtió en la nueva meca educativa

 
EXTRACTO GRATUITO

El globo terráqueo gira, se detiene y el dedo se posa en un punto: . En 2015, la tierra de Pessoa dio todas las señales para certificar que justo ahí se daba un milagro en las aulas que no era pura casualidad. Al contrario, era mejora de aprendizajes consistente y sostenida.En aquel año, Portugal logró superarse a sí mismo y mostró una mejora de 38 puntos en los aprendizajes de matemática comparado con su primera participación en las pruebas PISA en 2000. Era una escalada en los niveles de matemática de casi un año de escolaridad."Portugal es el único país europeo que mejora su nivel educativo desde el año 2000", titulaba el diario El País de España en diciembre de 2016, apenas conocidos los resultados de las pruebas de la OCDE. "El país que más asciende en el informe PISA", afirmaba el periódico ABC. Pero la evidencia más contundente de la hazaña educativa portuguesa llegó con Timss 2015, otra prueba internacional en matemáticas y ciencias, una de las más respetadas por especialistas en educación.Los alumnos portugueses de 4° grado obtuvieron en matemática 541 puntos y se ubicaron a casi 13 posiciones de Singapur, que lideró el ranking de 49 países evaluados. , en cambio, se ubicó 17 con 535 puntos. Veinte años antes, Portugal ocupaba el penúltimo puesto.¿Cómo lo hizo? "Fue una política educativa en varios frentes. Fueron años muy intensos". Desde Lisboa, contesta María de Lurdes Rodrigues, ministra de Educación que entre 2005 y 2009 dio el impulso clave para crear el milagro educativo portugués. Al final de su gestión, Portugal ya mostraba una mejora récord de 33 puntos respecto de 2000.Los resultados de la evaluación internacional no fueron usados meramente, como en el caso de la Argentina, para confrontar a la gestión política con sus errores. Según el especialista en educación de la Universidad de Lisboa, Luís Miguel Carvalho, en Portugal, PISA adquirió un "rol regulatorio" a la hora de diseñar, y descartar, las políticas públicas de mejora. Así dice en su trabajo "Quince años mirándose al espejo: sobre la presencia de PISA en el proceso de las políticas educativas (2000-2016)". Hay cuestionamientos por este nivel de alineamiento con PISA.Portugal puso el foco en los primeros cuatro años de la escuela primaria o primer ciclo. "Teníamos muchas escuelas muy malas y con muy pocos alumnos", describe Rodrigues. Los datos mostraban que enseñaban peor que las escuelas con más matrícula. Entre 2005 y 2008, se cerraron unas 2500 escuelas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA