El poder después del poder

 
EXTRACTO GRATUITO

En medio de una situación económica compleja que deja escaso margen para la demagogia, en momentos en que la opinión pública proyecta una caída considerable en la imagen y el apoyo a la gestión del Gobierno, éste se prepara para enfrentarFrente a esa posibilidad, continúa agitándose, sin embargo, el esfuerzo oficial para conservar poder en múltiples ámbitos del Estado, de manera que le permita alguna vez el retorno soñado y, si eso no fuera posible, al menos para construir un blindaje alrededor de sus principales figuras. Se trataría así de protegerse de la obligación de rendir cuentas acerca de los episodios de corrupción que conmueven a la opinión general y de la incapacidad de gestión que ha colocado al país en la situación que enfrenta.En ese contexto, deben entenderse los esfuerzos que se realizan, ahora con alguna prisa, a fin de controlar el Poder Judicial apurando causas para que sean cerradas, enviando listas de conjueces de reconocida militancia kirchnerista al Senado de la Nación y tratando, desde luego, de que los amigos queden con la titularidad de la mayor cantidad posible de medios de comunicación. Es lo que se llama el poder después del poder.Dentro de esa política debe examinarse llevada adelante a través de la manipulación de los ascensos en las fuerzas, privilegiando a los elementos más próximos al poder y no la capacidad profesional de los cuadros. No fue un aporte menor en la orientación de la política oficial la tarea desempeñada por el del Ejército, mientras ejerció su cargo de director de Inteligencia. A ese desempeño se sumó luego el del subjefe de la institución.Milani alcanzó su objetivo personal cuando fue ascendido a la máxima jerarquía, acompañado por un caudal de oficiales que sólo se igualan en número a los que había en la época del denominado Proceso de Reorganización Nacional. Desde allí, el general Milani proclama su entusiasta apoyo, y el de la fuerza que comanda, al proyecto político, por darle un nombre, que identifica al gobierno nacional.Como si no alcanzaran las penosas experiencias vividas por los argentinos cuando se ha involucrado al Ejército en la política, vemos hoy, no sin angustia, que el peronismo apoya medidas y acciones similares a las que se instrumentaron cuando los Montoneros y el Ejército convergieron en el Operativo Dorrego durante la última presidencia de Perón. Así nos fue.En ese mismo camino se inscribe el proyecto gubernamental de creación de la Universidad de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA