Pocas quejas en el inicio de los 90 días sin trenes entre La Plata y Constitución

 
EXTRACTO GRATUITO

"¡Vamos que sale a La Plata!", se oía temprano en la estación de Quilmes. El que vociferaba no era el guarda del tren. Las formaciones del tren Roca son reemplazadas desde ayer por 190 colectivos. Y así será durante los tres meses en los que se prevé finalizar las tareas de electrificación del viejo ramal diésel. La mayoría de los usuarios consultados por LA NACION parecía conforme en su primera experiencia de viajar por otro medio, aunque hubo algunas quejas relacionadas con uno de los recorridos, el que realiza paradas en las estaciones intermedias del servicio ferroviario.

En el primero de los 90 días durante los cuales el tramo Constitución-La Plata permanecerá cerrado por las obras tantas veces prometidas y postergadas, en la terminal porteña estaba la pasajera Lorena Porchia, algo desorientada. "¿Dónde me tomo el que me deja en Villa Dominico?", le preguntó a uno de los tantos empleados ferroviarios que asistían con amabilidad a los pasajeros. La respuesta no la dejó conforme: debía viajar en el eléctrico hasta la estación Kosteki-Santillán (ex Avellaneda) y, desde ahí, realizar el transbordo al colectivo que se detiene en las ocho estaciones hasta llegar a Berazategui. "No entiendo por qué no programaron un servicio directo desde acá", dijo, molesta, la pasajera.

De acuerdo con el plan estipulado por el Ministerio del Interior y Transporte para paliar la falta de trenes, desde Constitución se brindan tres servicios directos que reemplazan al Roca y van por autopista: a Quilmes, a Berazategui y a La Plata.

Para ir a Bernal, por ejemplo, Carlos ascendió al ómnibus que tenía como destino Quilmes. Una vez allí, buscaría el servicio que recorre las paradas intermedias y que se dirigiría desde Berazategui hasta la estación de Avellaneda. A él no le pareció un problema el transbordo.

Salvo por ese reclamo, el resto del servicio fue bienvenido por los usuarios. Hernán Carreras llegó a Constitución en el mismo tiempo que le hubiera tomado hacerlo en el tren. "Viajé muy cómodo. Tampoco tuve que salir antes desde Berazategui", contó a LA NACION, satisfecho. En otra fila, Damián Larrosa esperaba para salir hacia Quilmes: "Lo mejor de esto es que por fin van a modernizar el ferrocarril"...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA