Piden leyes más duras y control en la frontera para frenar la venta de drogas

Leyes más duras y mayores controles en las fronteras aparecen en la mirada social como las medidas prioritarias para combatir el narcotráfico.

El problema del tráfico es percibido como muy serio, más en la ciudad de Buenos Aires que en el conurbano o en el resto del país, sobre todo por las mujeres que superan los 30 años.

Ésas son las principales conclusiones de un estudio realizado por la consultora Voices! para la Fundación UADE, con apoyo del Observatorio de Prevención del Narcotráfico.

A grandes rasgos, y aunque sigue siendo alta, la percepción de que el narcotráfico es un problema muy serio descendió con respecto a lo que se había medido en 2015, de 78 al 66%. No obstante, se consolida una tendencia: el problema mayor es la oferta (el tráfico y la venta de drogas) y no la demanda (el consumo y sus consecuencias), según el sondeo de la Fundación UADE, Voices! y Oprenar, una red de 33 instituciones y universidades públicas y privadas vinculadas con la educación, dedicada a monitorear y elaborar propuestas integrales para enfrentar la problemática social del narcotráfico y las adicciones. De alcance nacional, el estudio se basa en 1001 entrevistas personales entre mayores de 16 años.

"Llama la atención que cuando se indaga sobre las medidas más adecuadas para combatir la problemática del narcotráfico, la educación quede entre las medidas menos seleccionadas. Esto implícitamente podría estar mostrando la dificultad para decir no a las drogas, esto es la imposibilidad de autocontrol, característica en las adicciones", explicó Solange Finkelsztein, profesora investigadora de la Fundación UADE.

Y agregó: "Congruentemente, se destaca el pedido de combatir el narcotráfico con iniciativas que controlen la oferta. El trabajo simultáneo y en forma integral para disminuir la demanda (a través de la prevención y educación) y controlar la oferta (con acciones de las fuerzas de seguridad y de la Justicia) resulta imprescindible".

Justamente, las leyes más duras (42% de los encuestados se inclinaron por esa opción) o el blindaje de las fronteras (38%) para evitar el ingreso de las drogas (la primera se mantuvo y la segunda creció con respecto a sondeos anteriores) son las opciones que aparecen como más eficaces entre los encuestados, muy por encima, curiosamente, del combate a lo que sería la amenaza más cercana: los puestos de venta al narcomenudeo en los barrios (24%), la policía más capacitada o más educación para que menos gente consuma.

Casi...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba