Pese a los gestos, sigue la tensión Gobierno-UIA

 
EXTRACTO GRATUITO

Fueron con objetivos muy distintos a la reunión. El Gobierno, en busca del definitivo de los empresarios más poderosos del país a los . Los industriales, con ganas de dar explicaciones a los funcionarios de por qué una alianza comercial con ese país era más inconveniente que otra cosa. Ambos se quedaron a mitad de camino. Se prometieron seguir estudiando el tema y cerraron la reunión con un diálogo con la prensa en el que calificaron el encuentro como positivo. El propio presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, dijo: "Me voy muy conforme".

Puertas adentro, la reunión entre Jorge Capitanich, Axel Kicillof, Julio De Vido, Carlos Tomada y Débora Giorgi con la cúpula de la central fabril para tratar los acuerdos con China, que despertaron peleas en el seno de la UIA, fue más áspera.

Por la central empresaria, además de Méndez, fueron Luis Betnaza (Techint), Miguel Acevedo (AGD) y Martín Etchebarne, el director ejecutivo de la UIA.

Hubo reproches por supuestas operaciones de prensa, análisis técnicos de los industriales con críticas a los acuerdos y una aclaración precisa por parte de los empresarios: no le temen al Gobierno, sino a la política expansiva china, que ven como una amenaza para la industria. La reunión se realizó ayer al mediodía en el despacho del jefe de Gabinete. Comenzó con cuestionamientos de los funcionarios a los empresarios. Con distintos tonos según el vocero oficial que tomara la palabra, todos rechazaron las críticas de la UIA al acuerdo. Era previsible: como suelen hacerlo, los funcionarios se encolumnaron detrás de las palabras de la presidenta Cristina Kirchner, que anteayer había cuestionado en durísimos términos a Techint y, sin nombrarlo, al propio Betnaza.

El tema que generó la tensión inicial, sin embargo, se diluyó a lo largo de la reunión. Kicillof hizo una exposición sobre lo bueno de los convenios, algo que es casi una costumbre en él. Incluso antes de que el ministro terminara, comenzó el debate.

Betnaza midió sus expresiones, pero dijo lo que quería, algo así como el sentimiento profundo de la empresa que maneja Paolo Rocca hacia China, a quien considera una de las principales...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA