Pekerman, el guardián que protege a Colombia

 
EXTRACTO GRATUITO

BOGOTÁ.- Dicen que pasa muchas horas viendo partidos, analizando jugadores y espiando rivales en una oficina ubicada cerca del Parque de la 93, una zona exclusiva de esta ciudad con bares, restaurantes y despachos de personajes importantes. Dicen que sólo los integrantes argentinos del cuerpo técnico tienen acceso allí y que es imposible verlo en público, salvo en algún partido del campeonato local o en un aeropuerto. También dicen que cortó la relación entre los dirigentes y el equipo tras enfurecer en su primer vuelo como DT de la selección de Colombia. Se dicen muchas cosas de José Perkerman en estas tierras, pero poco se conoce en realidad.

Desde que asumió el mando del conjunto nacional, en enero de 2012, el 'Profe' -como lo llaman aquí- creó un hermetismo alrededor de su persona que, al mismo tiempo, trasladó a todos a sus colaboradores y al plantel. En lo personal, jamás brindó entrevistas exclusivas, evitó hablar de cuestiones íntimas en las conferencias de prensa y se comunicó con la comisión directiva sólo a través de Luis Bedoya, el ex presidente de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), que renunció pocos días antes de esta doble fecha de las eliminatorias. En lo grupal, cerró las puertas de la concentración, prohibió que los jugadores salieran por pedido de los auspiciantes y elevó las comodidades para el plantel. Esto, para muchos, fue la columna vertebral del éxito colombiano, visible con el recordado quinto puesto en el Mundial Brasil 2014.

Pero blindar la selección atrajo algunas críticas de los medios. "Él apartó a la selección. Antes, era manoseada por mucha gente. Por periodistas que tenían exclusivas, que hablaban con el técnico y sabían la nómina, también por patrocinadores que necesitaban a tal para un comercial o decían: 'Dame a Falcao por dos días'. Lo que hizo Pekerman generó algunos enojos en colegas que perdieron un poder excesivo. Ahora es igual para todos, y eso molesta", explica Rafael Castillo, editor de deportes del diario El Heraldo, de Barranquilla. "Creo que debería hablar un poco más. Pero, de todas formas, también considero que ese blindaje que mantiene le ha ahorrado un montón de polémicas inútiles".

Si bien sus jugadores pueden brindar entrevistas y moverse con libertad, Pekerman sólo habla con los periodistas a través de las conferencias previas y posteriores a los partidos. Sus asistentes más cercanos tampoco tienen contacto con los medios y el resto necesita expresa autorización de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA