El proceso de paz de Santos se enfrenta a poderosos enemigos

 
EXTRACTO GRATUITO

BOGOTÁ.- Amanece soleado en la capital de Colombia, sorprendida aún por el anuncio del presidente Juan Manuel Santos de que iniciará negociaciones de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Pero, al igual que las nubes que comienzan a aparecer por detrás del cerro Monserrate, tenaces enemigos acechan este nuevo intento por resolver el cruento conflicto que ya lleva casi 50 años.Fuerzas políticas vinculadas con el ex presidente Álvaro Uribe; terratenientes y ganaderos; algunos sectores de las fuerzas armadas; narcotraficantes, y las propias víctimas de la guerra son los principales impedimentos que se le presentan a Santos en su camino por lograr un acuerdo con la guerrilla.De la habilidad del gobierno para aislar a los extremistas dentro de estos grupos y de su capacidad para ofrecer reparaciones a los afectados por las acciones de las FARC dependerá el éxito de este proceso de paz, que se iniciará el 5 de octubre con conversaciones en Oslo -con Noruega, Venezuela, Cuba y Chile como garantes- y que se espera que dure como mínimo un par de años."La principal traba política que tienen las negociaciones son Uribe y los sectores que lo apoyan: ganaderos, grandes terratenientes y empresarios vinculados con el tráfico de armas. Temen que en el proceso se avance en una reforma agraria y una redistribución de tierra. No quieren perder sus privilegios, su estatus y su beneficio económico, por lo que buscarán todo tipo de maneras para entorpecer el diálogo con las FARC", señaló a LA NACION León Valencia, director de la Corporación Nuevo Arco Iris, un centro de investigación sobre el conflicto armado.Dentro de los "guerreros", los menos problemáticos resultarían los militares, que, a disgusto, deberán acatar las órdenes de su comandante en jefe. Más dificultoso será acallar a sus pares retirados que ya comenzaron a exponer sus objeciones y a movilizarse con el uribismo."Los más peligrosos serán los paramilitares, tanto los que todavía están en las calles como los que se desmovilizaron de las Autodefensas Unidas de Colombia. Pueden volver a armarse y tomar represalias contra las FARC y contra el gobierno", advirtió John Marulanda, consultor internacional en seguridad.Un nefasto antecedente fue lo que ocurrió con los frentes de las FARC...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA