Patricio Contreras: 'En Nicanor Parra está el lenguaje de Chile'

 
EXTRACTO GRATUITO

En diciembre de 2014, Patricio Contreras participó de un homenaje a Nicanor Parra que organizaron la embajada chilena en Buenos Aires y el gobierno de la ciudad, para celebrar los 100 años que el poeta (o antipoeta, como se define él) había cumplido en septiembre con muy buena salud. "Fue la réplica de algo que se había hecho en 2011, en Santiago de Chile. Se llamaba AntiLázaro y era una puesta itinerante. Viajábamos en un colectivo al que iban subiendo y bajando distintos actores argentinos y chilenos en una ruta que unía la embajada con el cementerio de la Chacarita. Allí nos esperaba una tumba abierta desde la cual, fiel a su espíritu, hablaban las palabras de Nicanor", recuerda quien dice ser un actor argentino nacido en Chile.

"Nací del otro lado de la Cordillera, pero mi formación actoral la hice aquí. Por estos días se cumplen 40 años de mi llegada a la Argentina para establecerme en este hermoso país", reafirma sobre aquello último.

Como desprendimiento de esa experiencia conmemorativa, desde el 13 de marzo, durante ocho viernes, a las 21, en el Centro Cultural de la Cooperación, el actor está presentando Patricio Contreras dice Nicanor Parra, un espectáculo con textos del poeta chileno, con dirección de Alejandro Tantanian y en el que también está el pianista Diego Penelas, que les puso melodías a los versos de Parra. "Éste es un viejo proyecto, un sueño mío: hacer en teatro la poesía de Nicanor. Es un poeta al que conocí de muy joven, a los 16 o 17 años, cuando asistía a un taller literario en Santiago con la idea de escribir poesía. Nicanor era el poeta que revolucionaba las letras hispanoamericanas con su antipoesía. Fue la manera mía de entrar a la poesía, de una manera amable, contemporánea. Con un poeta joven, rupturista, iconoclasta, que venía con el humor, la socarronería y el lenguaje popular de la calle. Entonces era alguien más cercano a los poetas que a uno había conocido en el colegio", confiesa el actor.

-¿Por ese entonces todavía no pensabas en ser actor?

- Fue una época en la que, al mismo tiempo, estudiaba teatro, asistía a ese taller literario y en la noche me quedaba hasta muy tarde dibujando y pintando. Mi padre oficiaba de mecenas y yo era un inútil, que no hacía nada productivo, pero él confiaba. Mi viejo me mantuvo en eso unos cuatro años, hasta que, a los 22, empecé a trabajar profesionalmente como actor.

-¿Qué te decidió a enfocarte en la actuación?

-Al taller literario iban algunos poetas mayores a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA