Pasión animal

 
EXTRACTO GRATUITO

JOHANNESBURGO.- Pasó la euforia mundialista, aunque todavía vendan vuvuzelas en el aeropuerto. El suvenir quedará para la vuelta.Del hotel vino a buscarnos un taxista que canta en xhosa, una de las once lenguas oficiales de Sudáfrica. Canta un lindo tema de Miriam Makeba ( Click Song ) mientras nos lleva, antes de alojarnos, al Museo del Apartheid.El xhosa es un idioma de la familia bantú que se caracteriza por chasquidos generados con la lengua sobre el paladar. Algunos fonemas suenan como galopes. El taxista habla en inglés, como toda la población, pero canta con chasquidos y entonces se emociona.La introducción antes del safari -que es en definitiva lo que vinimos a buscar- no podría ser mejor. Llegar hasta la casa donde hay material increíble de los tiempos de la discriminación institucionalizada es una manera única de empezar el viaje, para conocer -comprender es imposible- una parte fundamental de la historia. Hacerlo con la música de Makeba, artista emblemática contra la segregación racial, es abrir, más que los ojos, todos los sentidos.En el museo ( http://www.apartheidmuseum.org ), los tickets de entrada dicen blanco o no blanco . La puerta es diferente en cada caso. Apenas un símbolo que no deja de impactar.En el primer salón se detallan los criterios que se usaban para la clasificación racial. Hay un espacio dedicado a los camaleones , como se llamó a quienes cambiaban de categoría: unos pocos mestizos y asiáticos que lograron ascender a blancos.Entre las salas se destaca por supuesto la de Nelson Mandela, conocido cariñosamente como Madiba. Todo lo importante en el país parece llevar su nombre. Como la plaza que centraliza el movimiento turístico, en el sofisticado barrio Sandton, con una estatua de seis metros dedicada al líder.La mayoría de los viajeros en Johannesburgo (o Joburg , como la llaman los locales) está de paso hacia o desde Ciudad del Cabo, el Parque Nacional Kruger y otras reservas dedicadas a los safaris. La principal atracción de la ciudad es la historia más triste de este país, a partir de lugares clave.Casi todos visitan el barrio Soweto, donde Mandela forjó su carrera política, y la represión de 1976 contra una revuelta estudiantil dejó centenares de muertos. A ellos se los recuerda especialmente el Día de la Juventud.Allí, en el antiguo gueto del sudoeste -el nombre Soweto abrevia South Western Township- peleó Santos Laciar contra el local Peter Mathebula. El cordobés sorprendió a todos en el Orlando Stadium...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA