El otro partido de Boca: el plan para apagar el escándalo

Desde que a Boca se le dio por perdido el partido ante River y quedó eliminado de la Copa Libertadores, Daniel Angelici, como presidente, resistió las críticas y acusaciones. E inmediatamente después trazó distintas estrategias con sus compañeros de la comisión directiva y con los abogados del club con intenciones de revertir la situación. Ayer se dio a conocer la demanda civil que Boca le iniciará a 17 socios que están señalados por haber participado en los incidentes del superclásico del 14 de mayo pasado, en la Bombonera. En relación a los daños y perjuicios sufridos, el conjunto xeneize reclama por 70 millones de pesos.

Entre los acusados se encuentra Adrián "Panadero" Napolitano, autor material de la agresión a los jugadores de River con gas pimienta. Pero esta medida es una más dentro de las varias acciones que desarrolló Boca dentro del plan elaborado para apagar el escándalo.

¿De dónde sale la cifra? Es lo que estimó el departamento jurídico de Boca, en función de lo que dejará de recibir por ingresos, más la multa que deberá pagarle a la Conmebol, de 200.000 dólares. Boca dejará de recaudar por no avanzar a los cuartos de final de la Libertadores, dado que el partido no se terminó de jugar, pero además por los cuatro partidos que deberá jugar en la Bombonera sin público en la próxima competencia internacional que participe.

En la Ribera consideran que varios de los socios involucrados (de la popular norte baja y de la platea baja) son capaces de hacer frente a una sanción monetaria.

La próxima semana, Angelici dará una conferencia de prensa para hablar de estos temas.

Mientras esperan que desde lo deportivo si Boca comience a recuperarse mañana ante Aldosivi, a puertas cerradas como local, desde la dirigencia están convencidos y quieren actuar rápido. Por eso el club se presentó como querellante en la causa de agresión a los futbolistas de River y aportó información a la Justicia; por eso Angelici primero hizo una conferencia en la que asumió la responsabilidad de la situación, y luego viajó a Paraguay para defender la postura del club frente a la Conmebol (y así terminó recibiendo una sanción menos dura de la que se esperaba). Luego, Angelici renunció a la vicepresidencia de la AFA. Nadie en Boca se queda de brazos cruzados. Ni siquiera el Vasco, cuando apuntó, entre otros, a quienes generaron la agresión y suspendieron el partido. "No son hinchas, no quieren al club".

Los dirigentes de Boca están convencidos de que el incidente...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba