El Papa jubila a un polémico cardenal

 
EXTRACTO GRATUITO

ROMA.- El Papa aceptó ayer en tiempo récord la renuncia del cardenal Sean Brady, primado de Irlanda, cuya cabeza todo el mundo pedía desde 2010, cuando fue acusado de encubrimiento en el marco del escándalo por casos de abusos sexuales de chicos por parte de sacerdotes.Brady cumplió 75 años -la edad oficial de retiro de los obispos-, el 16 de agosto pasado. Para un cardenal de una gran diócesis, lo normal es que pasen un par de años antes de que la renuncia sea aceptada por el Papa, como ocurrió recientemente con los arzobispos de Madrid, Colonia y Chicago. La decisión de Francisco de aceptar la renuncia de Brady tan rápido fue interpretada por expertos como una clara señal de su determinación de devolverle credibilidad a la Iglesia Católica en el manejo de este escándalo.De hecho, Brady -que fue arzobispo de Armagh desde 1996 y que será reemplazado por el arzobispo Eamon Martin, que Benedicto XVI había designado como su coadjutor en enero de 2013- estuvo en el centro de la controversia en 2010. Entonces, salió a la luz que tuvo un papel de lo más controvertido en 1975, siendo un joven sacerdote, cuando le tocó tomarles testimonio a dos chicos que habían sufrido...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA