La pantalla tradicional gana aunque pierda

Si uno creyera en las conspiraciones, los resultados de la entrega de los premios Emmy, el lunes pasado, prenderían todas las alarmas. Es que cuando todo el mundo, empezando por los propios guionistas del festejo, se burlaba de la TV tradicional y celebraban el ascenso de las nuevas plataformas de contenido con Netflix a la cabeza, imaginando que arrasarían en muchas de las categorías en las que estaban nominadas, los viejitos ya no tan piolas demostraron que todavía están para dar batalla.Todo lo que no se llevó Netflix fue repartido entre el cable y la TV abierta con un equilibrio sospechosamente salomónico. Claro que, más allá de las suspicacias, lo cierto es que a la hora de los premios y los reconocimientos, la industria de la TV todavía privilegia el modelo de producción y emisión más tradicional y mira con desconfianza las propuestas más novedosas. Aun cuando ya hayan empezado a aceptar que cada vez son...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba