Un país que aporta inversión creciente

 
EXTRACTO GRATUITO

A contramano de las relaciones cada vez más tensas entre los gobiernos, los empresarios mexicanos están entre los contados inversores extranjeros que no tienen reparos para probar suerte en la Argentina actual.Si bien el país fue perdiendo terreno frente a Brasil, Perú y Colombia ?que hoy representan los tres principales destinos de la inversión mexicana en América del Sur?, está claro que para un hombre de negocios mexicano las particularidades del mercado argentino ?en materia de inflación, alto nivel de regulación y falta de seguridad jurídica? se presentan como amenazas mucho más manejables que para un empresario europeo o un norteamericano.A esta mayor capacidad de adaptación se suma el hecho de que Carlos Slim, el hombre más rico del planeta y por lejos la persona más influyente en el mundo de los negocios en México, en los últimos años haya dado repetidas muestras de confianza en la economía argentina. La última señal fue la decisión de quedarse con el 8,2% de la petrolera YPF, a menos de dos meses de su expropiación por parte del gobierno de Cristina Kirchner.Siguiendo los pasos de Slim, sólo durante 2011 las empresas mexicanas invirtieron US$ 3200 millones en el mercado argentino, apuntando a un espectro muy amplio de negocios. Las inversiones incluyen desde proyectos de insumos industriales, como el que acaba de anunciar el grupo Alfa ?uno de los mayores conglomerados industriales del país? para ampliar su planta de envases de PET en Zárate, con un monto total de US$ 358 millones, hasta rubros de consumo masivo como la compra de Fargo, que cerró hace unos meses la compañía Bimbo, que de esta manera pasó a liderar nada menos que el mercado de los panificados en la Argentina.Otro de los negocios en los que los mexicanos se mostraron más activos en los últimos años fue el de las gaseosas, de la mano de las principales embotelladoras de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA