El pacto social simula la unidad y posterga diferencias

 
EXTRACTO GRATUITO

A los pocos días del triunfo en las PASO que lo posicionó a las puertas del poder, Alberto Fernández activó un comité para avanzar en un acuerdo de precios y salarios con empresarios y sindicalistas a partir del 10 de diciembre. Hoy, a casi dos meses de las primeras conversaciones, el candidato del Frente de Todos cree tener casi todos los hilos atados para escenificar esta suerte de pacto económico y social en caso de ser elegido presidente.El acuerdo con los sindicatos simuló ayer estar resuelto. . Sin querer apostar todavía por un interlocutor sindical único, como lo hizo Néstor Kirchner, Fernández habilitó así una pelea subterránea por el liderazgo de este nuevo rearmado de poder.El regreso de los gremios de cualquiera de las dos vertientes de la CTA al redil cegetista es poco probable. Fueron superados ya los enojos por las acusaciones de "burócratas" y menemistas. Pero la resistencia en la CGT prima en la pulseada por la representación de los trabajadores. Nadie imagina en una misma mesa al colectivero Roberto Fernández con el metrodelegado Néstor Segovia. Además, algunas organizaciones ceteístas no cuentan con los requisitos indispensables, como tener la personería gremial, si se mira el detalle estatutario.La CTA no será además incluida hasta no resolver la interna cegetista puertas adentro. El 22 de agosto de 2016, cuando nació el triunvirato, votaron 1582 congresales sobre un total de 2191. En cantidad de sindicatos fue así: se unieron 124 sobre 213 organizaciones confederadas. Es decir, quedaron afuera 89 gremios. Proyectan hoy en la CGT que la reunificación dejaría afuera a menos de 20 organizaciones. Hasta el macrista Ramón Ayala, jefe de los ruralistas de la Uatre, ya exploró un acercamiento a través del gobernador tucumano, Juan Manzur.El paso más importante se concretó hace dos semanas en la sede de los estatales de UPCN. Allí se abrieron las negociaciones entre "los Gordos" (grandes gremios de servicios) y el influyente sector "independiente" con el moyanismo. Fue más para complacer el pedido de Fernández que un deseo real de unidad sindical. El candidato les había pedido a Héctor Daer y a Hugo Moyano una suerte de tregua, al menos hasta diciembre, para darle impulso al pacto social.Andrés Rodríguez, el anfitrión, ubicó de un lado a Daer, referente de "los Gordos", y del otro a Moyano, el jefe del ala disidente. Al término de la reunión, el camionero se excusó de hablar con la prensa y evitó la conferencia conjunta con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA