Un órgano en el que el país anticipó su jugada

 
EXTRACTO GRATUITO

Desde que, en 2013, la Argentina ocupó por dos años un sitial no permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el Gobierno advirtió que allí establecería "debates de fondo" y la "necesidad de fortalecer" ese organismo clave para el mantenimiento de la paz mundial.

La embajadora argentina ante la ONU, María Perceval, a la que le tocó presidir temporalmente el Consejo de Seguridad de la ONU, había expuesto claramente: "No prevemos la adopción de ningún documento. Esta presidencia considera muy importante debatir a fondo los temas, ya que es necesario pensar para tomar mejores decisiones". El intentó darle más vuelo político a ese espacio clave y dijo que la Argentina buscaba "dar respuesta a varios desafíos que recientemente han cobrado muchas víctimas".

A partir de esas premisas, Perceval propuso en el Consejo de Seguridad de la ONU los métodos de trabajo de ese órgano y evaluar el impacto social de las migraciones forzadas. También se intentó imponer en vano el debate por la soberanía argentina en las islas Malvinas e incluso se planteó debatir sobre el papel de los fondos buitre en detrimento de las crisis económicas en el mundo.

En su discurso del 24 de septiembre de 2014 ante el Consejo de Seguridad, cuestionó el uso de la fuerza militar contra Estado Islámico y justificó la firma del memorándum con Irán por la causa AMIA. Premonitoriamente, la Presidenta explicó que tras la firma de ese polémico acuerdo "surgió una duda de que si cuando se nos reclamaba que reclamáramos cooperación al Estado de Irán se hacía con la intención realmente de lograr esa cooperación o de crear un casus belli".

Sin embargo, el Gobierno nunca avaló el pedido del fiscal Alberto Nisman de exigir desde el Consejo de Seguridad de la ONU la extradición de los ocho iraníes acusados por el atentado contra la AMIA y presionar diplomáticamente a Teherán.

Desde la Cancillería, justifican esa negativa con varios argumentos jurídicos y políticos. Entre ellos se pudo advertir, por ejemplo, que un cable de la diplomacia iraní del 16 de julio de 2011, que Timerman mostró a las autoridades de la AMIA y la DAIA, expresaba que "bajo las leyes de la República Islámica de Irán y el derecho internacional se tienen el derecho y el deber de impedir que los derechos de sus ciudadanos sean violados". Esto indica que el acuerdo con Irán ya se estaba gestando desde hacía...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA