Ordenan bajar la condena para el homicida de Agrest

 
EXTRACTO GRATUITO

El 16 de abril del año pasado, un tribunal condenó a Sebastián Pantano http://www.lanacion.com.ar/1465595-prision-perpetua-por-matar-a-agrest, hijo de la filósofa Diana Cohen Agrest. Consideró que se trató de un homicidio criminis causa , cometido para lograr la impunidad de un robo. Pero, ahora, se le deberá imponer una nueva condena porque la Cámara de Casación Penal entendió que fue un crimen en ocasión de asalto.Si bien la resolución de la Sala II del máximo tribunal penal es de febrero pasado, sólo se conoció ayer. La audiencia para fijar la nueva condena será la semana próxima. Al entender los camaristas Alejandro Slokar, Ángela Ledesma y Ana María Figueroa que http://www.lanacion.com.ar/1403545-ezequiel-agrest, Pantano podría recibir una pena de entre diez y 25 años de cárcel."Hay jueces y abogados que están en favor de abolir las penas y http://www.lanacion.com.ar/1525843-diana-agrest-se-burlan-de-las-victimas-cuando-habla-de-sensacion-de-inseguridad, sino que es un riesgo para toda la sociedad en su conjunto", sostuvo a LA NACION Cohen Agrest.El homicidio de Agrest ocurrió en 2011 en el pasaje Bertrés al 500, casi Pedro Goyena, en Caballito, donde vivía Lucía Agosta, una compañera de Agrest, cuando ambos fueron sorprendidos por un joven que ingresó a robar mientras bajaban cosas de un auto.Hace poco más de dos semanas, Cohen Agrest editó el libro Ausencia perpetua, Inseguridad y trampas de la (in) Justicia . En las primeras páginas explicó: "Dedico estas páginas, que prefería jamás haber escrito, a mi hijo Ezequiel Agrest. Ellas son apenas un intento de conferir un sentido a su muerte prematura en manos de un ideario que desconoce la Justicia".En Ausencia perpetua , Cohen Agrest habla de varios casos de inseguridad que tuvieron repercusión pública. Sobre el homicidio de su hijo hizo un recuento de los antecedentes de la persona condenada."Ezequiel había sido arrancado de la vida brutalmente, y el homicida, tan joven como su víctima, era un delincuente que de no ser por nuestra justicia injusta debería haber estado preso cuando disparó el horror. [Por Pantano] Hijo de un policía que habría denunciado el extravío de una de sus armas seis años antes, el asesino ya había sido condenado reiteradamente por el delito de portación de arma de guerra, portación de arma de uso civil, por encubrimiento agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa y por portación ilegal de arma de guerra en concurso real. Esta sucesión de condenas no fue...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA