El oficialismo cierra filas contra Moyano y lo acusa de querer frenar a la Justicia

RESUMEN

Las distintas expresiones de Cambiemos defendieron al Presidente y denunciaron que el ataque sindical es una extorsión; confían, sin embargo, en que el conflicto redituará en favor del Gobierno

 
EXTRACTO GRATUITO

Las polémicas declaraciones del sindicalista , quien aventuró que al Gobierno "le queda poco tiempo" y que "está fracasando" en su gestión, no hicieron más que abroquelar a todo el oficialismo en defensa de la administración de . Funcionarios y legisladores de Cambiemos, al unísono, acusaron al jefe del gremio de los camioneros de pretender "extorsionar" al Gobierno y desestabilizarlo para zafar de las denuncias judiciales en su contra.

En rigor, los dichos de Moyano no pudieron ser más oportunos para el oficialismo. Atribulados por la caída del Presidente en las encuestas, en la Casa Rosada creen que estas declaraciones y la convocatoria a una movilización para el próximo 22, a la que se sumará el kirchnerismo, le serán funcionales al oficialismo para reinstalar la polarización y recuperar imagen positiva. Sobre todo después del escándalo que protagonizó el ministro de Trabajo, , al nombrar a una empleada suya en el sindicato de obreros marítimos y, en los últimos días, con la polémica que desató el caso del policía Luis Chocobar, quien mató a un ladrón por la espalda y fue felicitado por Macri en la Casa Rosada.

La confrontación entre Moyano y el Gobierno recrudece con el paso de los días y no parece tener retorno. Anteayer, el sindicalista acusó al Gobierno de "sacarle derechos al trabajador" y vaticinó que al oficialismo "le queda poco tiempo". La gente está convencida de que este gobierno está fracasando", sentenció. Las reacciones del oficialismo, previsibles, no tardaron en llegar.

"Hace falta un diálogo civilizado y no extorsivo. Son sectores de la vieja Argentina que se oponen al cambio", retrucó ayer el ministro de Hacienda, .

Al coro de críticas se sumó, luego, la plana mayor del radicalismo.

"La construcción de una economía sana es responsabilidad de toda la dirigencia, incluida la sindical. Sin embargo, con dirigentes como Moyano difícilmente cumplamos ese objetivo", indicó a LA NACION el jefe de la UCR, Alfredo Cornejo. Y estimó que, al advertir que al Gobierno le queda poco tiempo, Moyano "está amenazando con un golpe institucional".

"La dirigencia sindical debería aprender de los fracasos del pasado; ellos son los representantes genuinos y legítimos de un sector que debe armonizar con el interés general", agregó Cornejo, quien insistió en la necesidad de reformar la legislación laboral, resistida desde el sindicalismo.

"Hoy la Argentina necesita leyes laborales modernas, sobre todo para...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS