No todo el que herede tributará

 
EXTRACTO GRATUITO

En la última reforma del impuesto a la herencia de la provincia de Buenos Aires, en vigor desde enero de este año, se incrementaron los porcentuales de la alícuota y rebajó el mínimo exento a partir del cual se pagan los tributos. El piso pasó para parientes directos de $ 3 millones a 200.000, monto que en la actualidad no refleja demasiada fortuna.De hecho, según analistas, en algunos casos los propios beneficiarios tendrán que vender los bienes para pagar el impuesto. Ocurre que la medida no toma en cuenta la capacidad de pago del receptor. Otro eslabón que sembró polémica es que se valuarán los bienes que estén en el exterior y en otras provincias. Incluso, se requisarán las cajas de seguridad.La medida alcanza a los beneficiarios de un incremento patrimonial a título gratuito, a partir de las herencias, legados y donaciones que pudieran recibir. El ente encargado de hacer el trámite es la Agencia de Recaudación (ARBA), organismo que también deberá definir el valor de cada bien, que no depende del precio del mercado sino que lo determinará a partir de una valuación fiscal.Sin embargo, la ley tiene exenciones. Entre ellas, la transmisión por muerte del "bien de familia" a favor de los herederos forzosos, siempre que no se desprendan de éste en los cinco años posteriores. Igual suerte corren aquellas viviendas cuyo valor fiscal no supere los $ 100.000. Sin embargo, según el contador Santiago Sáenz Valiente, la medida no prevé una actualización de valores, por lo que la inflación se ocupará de reducir aún más la cantidad de inmuebles que estén por debajo de ese monto.Entre los tributaristas y contadores consultados proliferan los desacuerdos sobre la interpretación del alza impositiva. Algunos consideran que la nueva norma es dura en materia tributaria, mientras que otros creen que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA