No hay asimetrías entre la baja del crudo y de las naftas

El pan y la factura se fabrican con trigo; las bicicletas, con aluminio, y las naftas, con petróleo. Cuando caen los precios de las materias primas, pocas veces se reducen los precios de los productos terminados; casi nunca en la misma proporción. La significativa reducción del precio internacional del petróleo vuelve a plantear la cuestión referida al caso de las naftas.

Al respecto consulté al norteamericano Morris Albert Adelman (1917-2014), quien durante 65 años enseñó en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Lo consulté porque dedicó su vida profesional al análisis de temas energéticos, en particular el petróleo. Polemizó con los geólogos que sostenían que "el petróleo se está acabando". Le preocupaba la confrontación política internacional, que derivaba de los altos ingresos logrados por los países exportadores de petróleo, y la posibilidad de que con ese dinero compraran armas de destrucción masiva.

-Cuando suben los precios de las materias primas, aumentan los de los productos que las utilizan, pero cuando bajan, a los precios de los productos finales les cuesta caer. Ejemplo: las amas de casa escuchan por la radio que el precio de la carne vacuna cayó en Liniers, pero no lo notan cuando compran en el supermercado. ¿Por qué?

-El caso del trigo con el pan y la factura es diferente del petróleo con la nafta. Cuando el gobierno argentino prohíbe la exportación de trigo, deprime el precio interno del grano. Pero salvo que la harina y el pan se produzcan y vendan en condiciones rabiosamente competitivas, y la demanda de pan y factura sea elástica, el menor costo redunda, principalmente, en mayor ganancia de la intermediación, sin que el consumidor final se beneficie.

-¿Por qué dice que el caso del petróleo con la nafta es diferente?

-Porque en la Argentina las estaciones de servicio no venden combustibles, sino impuestos (más de la mitad de lo que paga el automovilista va al fisco). Mientras los dueños de los autos compran impuestos, el empleado de la estación de servicio carga un líquido en el tanque de combustible, lo cual les permite a los conductores llegar hasta la próxima estación de servicio, a seguir comprando más? ¡impuestos! Le digo más, durante la década de los 90 buena parte de la carga impositiva era de suma fija y, por lo tanto, inflexible a las modificaciones...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba