Ese énfasis nuestro, tan rioplatense

 
EXTRACTO GRATUITO

Aveces, en medio de tantísimas declaraciones, los dirigentes políticos traen involuntariamente a la actualidad ciertas palabras o expresiones. Por ejemplo, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, http://www.lanacion.com.ar/1660093-jorge-capitanich-contra-los-productores-que-no-venden-pueden-amarrocar-porque-tienen-capacidamarrocar [Guardar, conservar ávidamente dinero u otros bienes materiales'] con singular precisión. Independientemente de que se esté de acuerdo o no con lo que dijo el ministro de ministros -muchos no lo están-, fue grato oír esa rotunda vibración de la erre en una palabra que tiene para los hablantes argentinos una historia larga y compleja.Una historia que hoy mismo puede conocerse en profundidad, si uno está en la ciudad de Buenos Aires y va al Museo del libro y de la lengua, en la misma manzana de la Biblioteca Nacional, pero en el edificio sobre la avenida Las Heras. El llamativo color sangre de buey de la fachada se ve desde muy lejos.Hasta mayo próximo, en la sala del subsuelo, se expone la muestra "Al uso nostro. El italiano en el lenguaje rioplatense". Como bien se explica en el prólogo del catálogo: "Nuestro castellano tiene (...) tonos del idish y del ucraniano, del guaraní paraguayo y del rumano, pero fundamentalmente del italiano. La gestualidad y el énfasis, que constituyen un matiz de nuestra oralidad vendrían de aquellos barcos que salían de los puertos de Nápoles y Génova".Un gran mapa del mundo ítalo-argentino abre la muestra. Si desde Piemonti llegaron amarrocar , linyera , moscato y grisín hasta la provincia de Córdoba, por ejemplo, desde Veneto llegaron chimento , laburar y fayuto hasta la provincia de Río Negro. En este viaje...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA