Cómo fueron las negociaciones que intentó el financista Ducler

 
EXTRACTO GRATUITO

El Gobierno de Mauricio Macri conocía desde hace por lo menos dos meses la explosiva información que el financista Aldo Ducler estaba ofreciendo sobre Néstor y Cristina Kirchner, y la supuesta "asociación ilícita" que malversó los millonarios fondos de las regalías petroleras que Santa Cruz recibió en el 1993.

De acuerdo con fuentes oficiales y a otras cercanas al financista, por lo menos un asesor legal con línea directa con el Presidente, un ministro y un secretario de Estado ya habían visto el documento que Ducler presentó el 30 de mayo pasado en la Unidad de Información Financiera (UIF) y que ofrecía datos a cambio de una recompensa para influir en el juicio sobre YPF contra la Argentina que se lleva adelante en Nueva York, por US$ 4000 millones.

Los contactos entre el financista y el Gobierno, según confirmó LA NACION, fueron hace dos meses a través de una triangulación entre tres abogados: el asesor legal muy cercano al presidente Mauricio Macri, su ex socio en un estudio jurídico y un letrado penalista cercano a los Ducler en los últimos meses.

La idea de Ducler surgió tras la aprobación de la ley del informante (27.319) en diciembre pasado. El financista mantenía una fuerte desconfianza en la justicia argentina, que había tardado más de ocho años en dictar su sobreseimiento en una causa por narcolavado y que había ignorado el año pasado denuncias por amenazas. Buscaba negociar directamente con el Poder Ejecutivo. Esta ley, pese a que nunca se reglamentó, le ofrecía mantener el anonimato y el recibir una "contraprestación económica".

Pero en los 60 días que duraron los contactos, a través de intermediarios, las amenazas se intensificaron, narraron cerca del financista a LA NACION. Ducler pensó que alguien con acceso a su ofrecimiento había filtrado esa información. Cerca del Gobierno le pidieron paciencia y 20 días más para pensar la oferta. El plazo coincide con la fecha de la audiencia del próximo jueves en la Cámara de Apelaciones de Nueva York por el juicio de YPF.

Entonces, Ducler y su hijo Juan Manuel se asustaron y decidieron blindarse mediáticamente. Dejaron el martes 30 el documento en la mesa de entradas de la UIF, sabiendo que iba a trascender. Ducler, que se había quedado sin tarjetas, adjuntó una de su hijo con su nombre y celular escrito con birome, y pidió que el sobre blanco fuera entregado directamente a Mariano Federici, titular de la UIF. Un día antes había enviado a su mujer a Mar del Plata.

Las condiciones

En...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA