Mujeres de 40: el nuevo grupo de riesgo de los trastornos de la alimentación

 
EXTRACTO GRATUITO

Marta siempre hizo dietas, fue flaca y le interesaba verse bien. A los 38, se obsesionó con las maratones, ir al gimnasio y entrenarse. Pero el detonante de su trastorno de la alimentación fue la muerte de su marido cuando ella tenía 45 años."Ahí dejé de comer y me empecé a hinchar. El médico a domicilio me dio diuréticos y me encantaron porque empecé a perder más peso. Comía sólo verduras y ensaladas. Ésa era la dieta. Al principio me sentía bien, pero al tercer año ya no me podía levantar de la cama y me tuvieron que internar", dice esta mujer que hoy reconoce haber tenido anorexia.Abusó de los diuréticos y los laxantes, y llegó a pesar 37 kilos. Al momento de su internación tenía el potasio y el sodio por el piso, se le caía el pelo y no tenía energía para nada. Hoy, Marta está en un proceso de recuperación, pesa 44 kilos y encontró un nuevo sentido a su vida: ayudar a otras mujeres con problemas psicológicos.Como ella, son cada vez más las mujeres a las que se les diagnostica un trastorno alimentario entre sus 40 y 50 años. Puede que lo hayan padecido durante años sin nunca haber buscado ayuda, que hayan sido tratadas en su juventud y haber tenido una recaída o haberlo desarrollado por primera vez en su adultez.Sin nombre... por ahora"Es algo que vengo viendo en el consultorio en los últimos años", explica Juana Poulisis, psiquiatra y autora del libro Los nuevos trastornos alimentarios. "Con la menopausia las dietas restrictivas que venían haciendo no les alcanza y recurren a cualquier cosa, desde tratamientos estéticos, cirugías, hasta preparados para adelgazar indicados por médicos que venden espejitos de colores, aduciendo que son naturales. Pero contienen anfetaminas, diuréticos, hormona tiroidea y terminan descompensándose clínicamente, adictas a ellos o intoxicadas".Dieta estricta que lleva a atracones, hiperactividad física y exceso de sustancias son parte de un cóctel explosivo que puede llevar a estas mujeres a la muerte."Son pacientes que tienen un perfil para desarrollar un trastorno de la alimentación. Siempre fueron dietantes, inquietas, que siguieron la moda de estar bien y que en su edad menopáusica se les dispara esta tendencia", detalla Stella Maris García, jefa de Nutrición del Grupo Galeno.Son muchos los factores de estrés que comúnmente ocurren en la mitad de la vida de estas mujeres y que dan comienzo a los trastornos alimenticios o a su reaparición. Pueden ser divorcios, dificultades para llevar a cabo el rol...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA